Por un triunfo que los resucite

Los Venados están obligados a ganar hoy ante Delfines

1 / 2


Gabriel España, de espaldas, trata de quitarle el balón a uno de sus rivales en la intensa práctica de ayer
El delantero Marcelo Cazaubon se puso los guantes de portero y dio cátedra


Las dos victorias seguidas en el Clausura 2014 de la Liga MX tienen a todos contentos en el seno de los Venados de Mérida, sin embargo, hoy buscarán mantener ese buen ánimo para recuperar terreno en la Copa MX, en la que les toca visitar a los Delfines de Ciudad del Carmen.

La situación no será nada fácil, porque los astados han sumado seis puntos en las dos primeras llaves (partidos de ida y vuelta) del torneo, y son superados por el Atlante, con 9, y por los Pumas, con 8.

A pesar de que Ciudad del Carmen sólo tiene 4 puntos, el hecho de ser local lo pone como un rival complicado para los ciervos, que están obligados a ganar los dos juegos para tratar de quedar en primer sitio de su grupo, aunque igual deberán esperar los resultados entre los Potros del Atlante y los Pumas.

“Trataremos de sacar un buen resultado. Es difícil, porque dependemos de otros resultados pero es indudable que saldremos a dar todo de nosotros para ganar y esperar”, expresó el técnico argentino Ricardo Valiño.

Para este encuentro, el estratega ciervo utilizará a su plantel de suplentes, con excepción de Rodrigo Noya, quien es pieza fundamental en la zona central.

La formación titular que los astados utilizarían hoy sería con el portero Carlos Trejo, Emmanuel “Manny” Guzmán, Rodrigo Noya, Aarón Reyes, Gabriel España, Oscar Zea, Renato Román, Félix Rodríguez, Juan Pablo “Loquito” García, Eial Strahman y Daniel Neculman.

Para Strahman y Neculman será una oportunidad más de enseñar su potencial goleador, ya que les ha costado pesar en la cancha.

“El plantel tiene buenos jugadores y estoy seguro que cualquiera puede ser titular en otro equipo. Será un partido muy intenso en el medio campo”, expresó Valiño.

Los astados se preparan también para recibir el sábado a los Tecos.- Hérbert O. Martínez Fuente




Volver arriba