Schumacher no esquiaba a gran velocidad cuando se accidentó

Imagen de archivo que muestra al piloto de Fórmula Uno alemán Michael Schumacher durante una sesión de entrenamiento en el circuito de Marina Bay en Singapur.- (EFE)

PARÍS (EFE).- Michael Schumacher no esquiba a gran velocidad cuando sufrió el accidente el pasado domingo al golpearse la cabeza contra una roca que le rompió el casco, según la portavoz del excampeón de Fórmula Uno.

“Su casco se rompió, pero eso no significa que Michael (Schumacher) esquiara a gran velocidad”, señaló, antes de insistir en que “no iba deprisa” Sabine Kehm, la responsable del prensa del deportista, en declaraciones a los medios de comunicación en el hospital de Grenoble donde está ingresado desde el día del siniestro en estado crítico.

Señaló que el expiloto al tomar una curva se dio de bruces con una roca por “un encadenamiento de mala suerte”, y subrayó que el accidente se habría podido producir incluso si hubiera estado deslizándose a 10 kilómetros por hora.

La portavoz también precisó que Schumacher no estaba solo con su hijo de 14 años cuando se produjo el incidente el domingo por la mañana en la estación de esquí de Méribel, en los Alpes franceses, sino que iba con “un pequeño grupo de amigos.

Según su relato, ayudó a levantarse a uno de esos amigos que había sufrido una caída sin consecuencias y, al atravesar un espacio entre dos pistas, es donde se produjo el impacto contra una roca.

Por otro lado, Kehm pidió “a todo el mundo” que “dejen trabajar a los médicos y a la familia Schumacher pasar tiempo con Michael con tranquilidad”, después de que un hombre disfrazado de cura hubiera intentado llegar hasta la habitación donde se encuentra el deportista, en estado de coma inducido.

Señaló que, de acuerdo con lo que le habían contado, fue un periodista el que se intentó colar en la habitación de Schumacher.

Los médicos que lo tratan dijeron hoy que se había constatado una “ligera mejoría” en su estado, y que anoche fue sometido a una segunda intervención, de dos horas, para evacuar un hematoma que se le había detectado en el área izquierda del cerebro.

Los facultativos habían comentado que si no hubiera llevado casco, Schumacher no habría sobrevivido al impacto.

La Justicia francesa abrió ayer una investigación sobre las circunstancias del siniestro del expiloto, que va a cumplir 45 años a comienzos de enero.

La fiscalía quiere, con ese procedimiento, conocer las causas del choque, partiendo de que descarta la implicación de terceras personas

Etiquetas: