Rosberg no quiere decir que “aún” lidera el Mundial porque planea seguir así

 

SHANGHÁI (EFE).- El piloto alemán Nico Rosberg (Mercedes), que hoy terminó, por tercera carrera consecutiva, en el segundo escalón del podio del Gran Premio de China Fórmula Uno del Mundial, que lidera con una victoria y esos tres podios tras cuatro carreras, se resiste a escuchar que “aún” lidera el campeonato.

En efecto, visto el apabullante dominio de los Mercedes en lo que va de temporada, y que mantiene su ventaja sobre su compañero británico Lewis Hamilton con sólo cuatro puntos más que él, tras firmar juntos tres dobletes seguidos, es fácil imaginar que Hamilton podría superarle en la general en la próxima carrera.

Con todo, tanto durante las palabras que dio al público de Shanghái durante el podio, como minutos después, en la rueda de prensa oficial de la FIA, Rosberg desarmó con una sonrisa a quien le dijera que “todavía“lidera el Mundial.

“Nico, todavía sigues liderando el campeonato, así que por esa parte es un consuelo, ¿no?”, le preguntaron en la rueda de prensa.

“Sí, desde luego, eso está ahí”, respondió, aunque “no voy a usar la palabra ‘todavía’, porque planeo mantener eso así”, aunque celebró seguir en cabeza de la clasificación, “sobre todo teniendo en cuenta que todo el fin de semana fue de verdad muy malo para mí”.

El alemán, hijo del mítico campeón mundial finlandés Keke Rosberg, salió hoy de la parrilla de Shanghái en cuarto puesto y acabó segundo, por delante de Fernando Alonso (Ferrari) y de los Red Bull, pero lamentó que en esta ronda “me fue mal en muchos aspectos diferentes”.

“Además durante la carrera no teníamos telemetría, así que no teníamos comunicación entre el coche y los boxes, de manera que no tenían ni idea de lo que pasaba en la pista, y por eso es por lo que el comienzo fue tan malo, y pasaron un montón de cosas a la vez”, señaló.

Por eso, dijo, “estoy contento con el segundo puesto, y estoy deseando volver a tener un fin de semana normal de nuevo en Barcelona, y al ataque otra vez”.

De hecho, ya en la primera vuelta de la tarde Rosberg tuvo un contacto con el finlandés Valtteri Bottas (Williams) nada más salir.

“Fue por poco, había coches por todas partes”, recordó, aunque “fue genial que el coche aguantara”.

Con todo, la superioridad técnica y de potencia que tienen los Mercedes este año le permitieron recuperar ventaja y, con un mejor ritmo de carrera, superar al vigente campeón Sebastian Vettel (Red Bull) y al español Alonso, que se lo puso difícil con un coche inferior y lo mantuvo por detrás de él hasta la vuelta 42.

“De verdad que es un placer conducir este coche en este momento”, reconoció Rosberg, “es un coche increíble el que ha construido el equipo- fantástico, así que gracias a todo el equipo, y a Mercedes… Esta cosa es tan rápida, que de verdad que aumenta el nivel de diversión todavía más”, agradeció.

“Tenemos el mejor coche”, admitió, “y eso hace que sea todavía más divertido ir a la caza, aunque claro que uno prefiera no tener que ir a la caza de nadie, pero ahí estaba, así que estuvo genial hacerlo con este coche tan rápido, es un buen arma”.

Con todo, esperó poder seguir manteniendo y ampliando esa ventaja sobre las demás escuderías.

“Queremos ir a Barcelona (para el Gran Premio de España, la siguiente ronda del Mundial, el 11 de mayor en Montmeló) con el mayor paso (posible, como mejora del coche)”, concluyó- “Barcelona es una oportunidad para que extendamos la ventaja que tenemos, y esa es la actitud que tenemos para Barcelona, al cien por cien”.




Volver arriba