Otra yucateca con norma de maestra internacional de ajedrez

Otra yucateca con norma de maestra internacional de ajedrez

El IDEY patea su suerte: Campeche cosecha los lauros de Lilia Ivonne Fuentes Godoy

En la foto, Lilia Ivonne Fuentes Godoy, con "Flussito" y el director del Instituto Municipal del Deporte, C.P. Jesús Aguilar y Aguilar, en el Torneo Municipal Femenil que ganó hace unas semanas en Plaza Diamante

En la foto, Lilia Ivonne Fuentes Godoy, con “Flussito” y el director del Instituto Municipal del Deporte, C.P. Jesús Aguilar y Aguilar, en el Torneo Municipal Femenil que ganó hace unas semanas en Plaza Diamante

Alguien en el IDEY debería estar preocupado. A decir verdad, más de uno en la máxima instancia deportiva de Yucatán tendría que pensar seriamente qué papel jugó en la clara injusticia que el año pasado sufrió Lilia Ivonne Fuentes Godoy y que le hizo decidir no representar más a su estado natal sobre el tablero de ajedrez.

Hace unas horas, Lilia Ivonne, de 14 años de edad, culminó su segunda actuación sobresaliente a nivel nacional en apenas 15 días. Después que el pasado 20 de abril la yucateca ganara invicta el segundo lugar en el Campeonato Nacional Abierto en Villahermosa, Tabasco, ayer domingo obtuvo en Cuernavaca, Morelos, su primera norma de maestra internacional y se convirtió en la mejor femenil de México en el I Festival Internacional “Marcel Sisniega In Memóriam”.

Sólo que los lauros no son para Yucatán. Los cosecha el vecino estado de Campeche, donde, en contraste con lo que vive en su propia tierra, “Lilivón” recibe todo tipo de apoyo, sobre todo económico. El Instituto del Deporte de la Ciudad de las Murallas apapacha a la talentosa jugadora y le proporciona lo que aquí la regateaban el IDEY y la Asociación Estatal de Ajedrez, que preside Edwin David Bolio Zapata.

Le negaban hasta que decidió mandarlos por un tubo. Lo hizo luego que un juez federal le dio la razón a la amazona del tablero en la demanda judicial que presentó contra ellos por negarle el derecho legítimamente ganado de jugar en la fase nacional de la Olimpíada Infantil y Juvenil.

En la Ciudad de la Eterna Primavera, la ajedrecista peninsular mostró el mismo elevado nivel que tuvo en la capital tabasqueña, donde fue la única imbatible y quedó a apenas medio punto de la campeona, la maestra internacional Alejandra Guerrero Rodríguez.

En la categoría internacional del “Sisniega In Memóriam”, la soberbia actuación de la yucateca, quien empató con dos maestras internacionales cubanas (Yerisbel Miranda Llanes y Yuleikys Fleites Martí) le permitió sumar nada menos que 50 puntos a su ratting. Toda una proeza, sobre todo a su edad. También se dividió el punto con el maestro FIDE antillano Yasser Quezada Pérez, un jugador con fuerza de MI.

Para tener una idea cabal de su actuación basta señalar que el promedio de los nueve jugadores a los que se enfrentó es de 2215 de Elo y totalizó cinco puntos, producto de tres victorias, cuatro tablas y dos reveses. Eso la dejó en el lugar 30 entre un total de 80 experimentados combatientes. A la otra yucateca en el torneo, la maestra internacional Diana Carime Real Pereyra, de 18 años, no le fue tan bien como a Lilia Ivonne y quedó, con un punto menos que ella, en el puesto 46.

A sólo cuatro días de que en Boca del Río, Veracruz, arranque la fase nacional de la Olimpíada, el LEF Juan Manuel Sosa Puerto, director general del Instituto del Deporte del Estado de Yucatán, debería reflexionar profundamente cómo se dejó “chamaquear” hasta orillarlo a perder los triunfos de una yucateca brillante.

Esta semana podría suceder el colmo de los colmos: que Lilia Ivonne, que tantas medallas de oro ha dado a nuestra entidad en la Olimpíada Nacional, ahora se las quite a Yucatán para llevarlas a las vitrinas del instituto campechano.

Que quede claro. La culpa de esta situación no es de la joven ni de sus padres, que actúan en legítima defensa propia, sino de los titulares del IDEY y de la Asociación Estatal de Ajedrez. Y también es procedente enfatizar que “Lilivon”, quien vive y estudia en Mérida desde su nacimiento, es yucateca ciento por ciento y hace por el juego ciencia local mucho más de lo que hacen un despistado comunicador del Altiplano y un entrenador también capitalino, quienes no pierden oportunidad de señalarla como “fuereña”.

Señor Sosa Puerto, hacemos votos para que en sus matutinos trotes en el estadio Salvador Alvarado comience a pensar cómo remediar esta triste situación en que ha puesto al ajedrez yucateco. Suceda o no lo peor. Usted, que es el principal responsable _no lo acusamos de mala fe, sino de dejarse engañar, pese a su vasta experiencia_, que lo intente por lo menos. No sea que alguien termine recordando la flamígera frase que la Sultana Aixa lanzó a su hijo Boabdil ante la pérdida de Granada: “No llores como mujer lo que no supiste defender como hombre”._ Jorge Alberto Balam Díaz




Volver arriba