México tiene un lugar importante en natación mundial

Lorenzo Rodríguez Blancas.

CANCUN, Quintana Roo (Notimex).- Para el presidente del Comité Olímpico Mexicano (COM), Carlos Padilla Becerra, el hecho de tener en México a los máximos líderes de la natación mundial es una oportunidad de expresar la unión que hay en el deporte del país.

Presente en la apertura de los trabajos del Buró de la FINA, que dirige su presidente el uruguayo Julio Maglione, Padilla Becerra recibió un reconocimiento por su colaboración con la natación en México y desde luego en América Latina.

‘Tener un contacto con la máxima autoridad de la FINA, y con su presidente, quien es un líder mundial como lo es Julio Maglione, es la oportunidad de expresarle que no sólo es un gusto que estén en México, sino por los trabajos que realizan en beneficio de la natación en el mundo’, dijo.

Agregó que estas sesiones traen como beneficio depurar cuestiones relacionados con el deporte y en este caso en especial con los clavados de altura, que es una disciplina en la cual se debe buscar su difusión en todo el mundo.

“Es una buena oportunidad de que todos los integrantes del Buró de FINA estén en México”‘, añadió.

En relación a los planes que tiene la FINA para hacer atractivo algunos deportes como en polo acuático, el embajador del olimpismo en México sostuvo que se requiere de una transformación para hacerlo atractivo y que los patrocinadores se interesen para apoyarlo.

“Hay deportes que están considerados dentro del rango de clasificación A como el atletismo, clavados y natación y otros que requieren de mayor impulso, se tienen que buscar una dinámica para darlos a conocer y fijen las estrategias para que entren al movimiento olímpico y los puedan impulsar con recursos”, añadió.

De igual manera, consideró que Cancún es un lugar excepcional para que varias federaciones internacionales realicen sus trabajos con el objetivo de mejorar sus disciplinas, ya que además de una infraestructura hotelera, se cuenta con el apoyo del gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge.




Volver arriba