Intensa velada de muay thai

Los canadienses dominan en la Copa Maya-XMA

Josué "El Tuzo" Cruz retuvo ayer su título de Norteamérica
1 / 4


Josué "El Tuzo" Cruz retuvo ayer su título de Norteamérica
A la izquierda, Janice Lin (de negro), y arriba, Erick Rocha (trofeo) y Mateu Kendall (en el suelo)


Josué “El Tuzo” Cruz salvó el honor de México en la función internacional que se vivió el sábado pasado en la Copa Maya-XMA de Muay Thai, que reunió a más de mil personas en el Centro de Convenciones Yucatán Siglo XXI, donde triunfaron los peleadores de Canadá.

El yucateco empleó su experiencia y calidad para derrotar por decisión en cinco episodios al canadiense Josh Marshall, lo que le valió retener su corona de Norteamérica en los 67 kilos.

Lamentablemente eso fue lo único positivo de la noche para los yucatecos y México en general, ya que sólo sumaron derrotas.

La más dolorosa fue la del yucateco Felipe Méndez, quien iba a pelear por el título superligero de Norteamérica, pero el canadiense Christoper Williams, finalmente, no dio el peso, por lo que se pactó una pelea por el título nacional de los 67 kilos y ahí el de casa fue sorprendido por el tabasqueño Roberto Ricardez, en el cuarto episodio, al ser noqueado con un certero rodillazo.

El canadiense Zack Conally derrotó al tabasqueño José Téllez, al igual que lo hizo el rumano Laurentiu “Drácula” Badea sobre el mexicano Ricardo Coutiño, en peso pesado.

Por su parte, la canadiense Janice Lin retiró en el tercer round a la hidalguense Valeria Ramírez.

José María Autzín también perdió por retiro en el tercer episodio, ante el canadiense Mateu Kendall.

Locales sin suerte

El también canadiense Erik “La Mafia” Rocha derrotó por decisión unánime en cinco episodios al yucateco David Cruz.

Otro yucateco que perdió, aunque de forma muy dudosa, fue Israel Cruz, ya que dominó parte de la pelea ante el canadiense Sean McNabb, pero los jueces lo vieron perder por decisión unánime y se quedó con las ganas de ser campeón norteamericano.

Al final, la gente salió contenta con la intensidad de los combates.- Hérbert O. Martínez Fuente




Volver arriba