En la mira

2_110114_sydneyphoto01

En la mira

El primer Grand Slam del año se inicia pasado mañana en Australia y los grandes protagonistas de la justa ya están en Melbourne. Muchas cosas han cambiado…

Luego de ver cómo Andy Murray ganaba finalmente su primer torneo grande tras contratar a Iván Lendl como técnico, Novak Djokovic y Roger Federer decidieron que valía la pena imitarlo.

Ambos contrataron a ex jugadores que han ganado torneos de Grand Slam y esperan comenzar a ver los resultados de esas decisiones en el Abierto de Australia.

Djokovic, quien busca su cuarto título seguido en Melbourne, es dirigido ahora por Boris Becker, mientras que Federer es orientado por Stefan Edberg.

“Es grandioso ver a leyendas del deporte que vuelven y tratan de ayudar a jugadores activos”, comentó ayer Djokovic, luego del sorteo del Abierto en Melbourne

Los consejos de Lendl ya permitieron a Murray ganar un Wimbledon, un US Open y el título olímpico del 2012. Djokovic fue desplazado el año pasado del primer lugar en el ránking por Rafael Nadal, en tanto que Federer por primera vez en más de una década no terminó entre los primeros cinco y ganó un solo torneo.

El suizo decidió entonces recurrir a Edberg, su ídolo de la juventud.

“Me entrené probablemente más fuerte que todos los que están adelante mío en el ránking durante el receso” de fin de año, declaró Federer. “Siento que estoy volviendo a mi nivel. Espero estar rindiendo al máximo en marzo o abril”.No todos, no obstante, están dispuestos a contratar a grandes figuras.Rafael Nadal ensayó terapias nuevas para sus rodillas durante el receso, pero sigue dirigido por su tío Toni, que lo orienta desde niño y con quien ganó diez títulos el año pasado y recuperó el primer lugar en el ránking.Serena Williams, por su parte, estuvo trabajando con su padre Richard Williams.”Mi padre siempre ha sido me mejor técnico”, declaró la tenista. “Sabe cuándo dar un paso al costado. Me conoce mejor que nadie”.Antes de la temporada del 2013, Serena Williams trabajó con el grupo de Patrick Mouratoglou. Perdió inesperadamente con Sloane Stephens en el Melbourne Park, pero luego ganó 78 de 82 partidos.Inició el año conquistando el título de Brisbane, con Mouratoglou siempre a su lado, confiada en acabar con el reinado de Victoria Azarenka, ganadora de las dos últimas ediciones del Abierto Australiano.En Brisbana, donde venció a Victoria y a María Sharapova, Serena recibió también consejos de su padre.”Sabía lo que tenía que hacer. Me dice, ‘Serena, no estás haciendo esto y aquello, las cosas en las que trabajamos’”, señaló.Serena, quien no pierde en torneos oficiales desde agosto, comienza la campaña en el Abierto contra la adolescente local Ashleigh Barty.A la estadounidense le costará mucho repetir los éxitos del 2013, en que ganó 11 títulos, incluidos dos grandes.”Lo mismo se dijo en el 2012, en que gané dos grandes y el oro olímpico. Pero se podría decir que me fue mejor todavía en el 2013. Voy a intentar superarme de nuevo”, dijo Serena.Victoria y María, sus dos principales rivales, podrían medirse en las semifinales.Antes, Victoria tendría que superar a Stephens, que eliminó a Williams en cuartos de final el año pasado.María viene de una lesión y se sintió satisfecha de haber llegado a las semifinales en Brisbane. Nadal, que inició el año ganando un torneo en Catar, tiene a Murray y Federer en su llave. Y podría tener que medirse con Juan Martín del Potro en cuartos.El camino de Djokovic está más despejado. Becker, no obstante, afirma que no hay partidos fáciles en los torneos grandes.”Boris tiene otras formas de encarar las cosas”, dijo el serbio. “Es una leyenda del deporte y su experiencia me ayudará a ganar más trofeos”.Djokovic podría pasar a la historia como el primer tenista de la era de los Open que gana cinco veces el Abierto Australiano.Murray dice que sería “poco realista” considerarlo candidato al título y Federer afirma que probablemente no alcanzó su mejor forma todavía, lo que deja a Nadal como el principal obstáculo del serbio.Nadal no jugó este torneo el año pasado debido a una lesión y en el 2012 perdió ante Djokovic en una épica final que se prolongó cinco horas y 53 minutos.- AP




Volver arriba