Noche de nostalgia y recuerdos

Emotiva fiesta inaugural en el Parque Kukulcán

2_040414p2openinphoto01

Un aficionado calificó como “espectacular” la ceremonia inaugural de la temporada 2014 de la Liga Mexicana, anoche en el Kukulcán.

Quizá más que eso, habría sido emotiva, llena de sentimientos. A la mente de los espectadores seguramente habrán regresado los recuerdos de aquellas noches memorables de 1984 y 2006, cuando se coronaron los Leones de Yucatán por última vez en la Liga Mexicana. La línea de tiempo representada anoche por la nueva directiva de los Leones enseñó que, en 60 temporadas, con los melenudos ha habido algo más que béisbol. El béisbol es, en realidad, parte de la cultura, de la vida, del yucateco, y así lo contó el abuelo a su hijo, en las sombras del Kukulcán.

Al cronista se le enchinó la piel cuando comenzó el recuento. Y un aficionado que estaba detrás suyo, cerca del dógaut león, dio cuenta con un insulto “favorable” (p…, ¡qué emoción¡) que lo que estaba viendo le hacía recordar los mejores momentos de su vida en el béisbol.

Una ceremonia solemne, sencilla, marcó la inauguración oficial de la temporada (honores a la Bandera, bienvenida, lanzamiento de la primera bola). Apenas veinte minutos y listo. Parecía el final de la noche inaugural, con los asientos del Kukulcán apenas llenándose.

Pero lo mejor estaba por venir. Se apagaron las luces y comenzaron a contar la historia del béisbol en Yucatán. El abuelo con el nieto inquieto que, ávido, quería saber todo sobre los Leones.

Gran acierto para los hermanos Arellano Hernández el contar lo que contaron. Salió un jovencito representando a los Leones de 1954 y 1957, que se coronaron. Y otros aparecieron para 1984, escenificando, con la voz original de Enrique Kerlegand, cuando las fieras se coronaron ante los Indios de Ciudad Juárez. Ni se diga lo que se sintió cuando apareció en el plato el número 44 y Ricardo Escalante comenzó a hacer los movimientos que dieron fama a los turnos de… sí, de Jesse Castillo. Ricardo, quien tiene ahora 15 años, estuvo en la histórica coronación de 2006 y recuerda cómo corrió Jesse a la goma. Ocho años después, corrió como Jesse, saltando, mientras se escuchaba a todo lo alto la voz de Ernesto Jerez (ESPN) con su “nooo… nonononoo”. ¡Qué momento más emotivo!

Los Leones perdieron el partido de ayer, pero la inauguración, los recuerdos vividos, merecieron la pena para los que la disfrutaron. Por segundo año, la apertura se lleva una calificación alta (quizá el sonido y que hubiera mucha gente en el terreno le resten puntos). Las luces que iluminaron la noche también dejaron ver parte de la espectacularidad del evento de apertura.

Emociona cuando se ven las largas colas en las entradas o a la gente buscando boletos ante los desmaldados revendedores. “Esa -me dijo un aficionado-, es la muestra de que a la gente esto es lo que le gusta: el béisbol”. Sí, béisbol, piedras, machacados, cervezas, restaurante nuevo (Fridays) y otros patrocinadores también nuevos. Noche de saludar a muchos amigos, aficionados o no, como siempre pero presentes en la magna cita.

El gobernador Zapata Bello lanzó la primera bola y los Leones se llevaron ovaciones al ser presentados, pese a que son desconocidos casi todos. “Chapis” Valencia fue uno de los más aplaudidos, igual que el célebre “Rayo” Arredondo, quien por primera vez no aparece registrado en el róster (sólo será coach).

Su madrina, Aylín Mújica, desató piropos, en una noche de recuerdos y emociones. Sesenta campañas y un legado enorme que hay que contar a las futuras generaciones.- Gaspar Silveira




Volver arriba