Tulipán de la suerte

Holanda cambia a su portero y supera a Costa Rica en pénaltis

El holandés Arjen Robben engaña al guardameta costarricense Keylor Navas para anotar el segundo pénalti de "La Naranja Mecánica", que ahora se medirá con Argentina en busca de llegar a una final más

Los penales salvaron una vez a Costa Rica. No la segunda. Holanda avanzó a las semifinales del Mundial al eliminar por esa vía a los ticos luego de verse frustrada durante los 90 minutos reglamentarios y 30 adicionales por las atajadas de Keylor Navas, una férrea defensa y una buena dosis de mala fortuna, ya que Wesley Sneijder estrelló dos tiros en el poste.

El partido culminó 0-0, pero el holandés Louis van Gaal terminó ganando el duelo táctico que libró con Jorge Luis Pinto, pues sobre el final del alargue mandó al terreno de juego al arquero suplente Tim Krul, un experto en atajar penales, en lugar de Jasper Cillessen y el portero le dio la razón al tapar dos tiros. Krul atajó los remates de Bryan Ruiz y de Michael Umaña, dando a los europeos una victoria 4-3 en esa definición.

“Funcionó. Fue hermoso”, expresó van Gaal. “Pensé que Tim Krul era el más indicado para atajar penales porque es más alto y tiene más alcance”.

Los penales holandeses fueron ejecutados por cuatro históricos, Robin van Persie, Arjen Roben, Wesley Sneijder y Dirk Kuyt, y todos batieron a Navas, la figura del partido.

Por Costa Rica anotaron Celso Borges, Giancarlo González y Christian Bolaños. Navas, quien fue el héroe de la victoria sobre Grecia en los octavos de final al atajar un tiro desde los doce pasos, no pudo contener ninguno.

Con la frente en alto

Costa Rica, en la mejor actuación de su historia en la Copa Mundial, se despidió del torneo sin haber perdido un solo partido. En la primera ronda le ganó a Italia y Uruguay y empató con Inglaterra, para terminar primera en el grupo más difícil del campeonato. En octavos y cuartos de final igualó y los duelos se definieron por penales.

“Estamos todos orgullosos”, declaró Pinto tras el partido. “Del sentimiento por la camiseta, el amor por el equipo. No somos potencia, trabajamos con lo que tenemos y quiero decir que nos vamos invictos del Mundial”.

“Nos queda un sinsabor. Muchas cosas nos pasan por la cabeza”, señaló Navas. “Todos hicimos nuestro trabajo. Es difícil perder, a nadie nos gusta, pero creo que esta selección puede irse con la cabeza bien alta. No perdimos ningún partido, perdimos en penales”.

“Hoy no tuvimos la misma dicha que la vez pasada, no se puede culpar a ningún compañero. Ellos tienen el valor para tirar los penales”, señaló.Consciente de que Holanda se siente a sus anchas cuando contragolpea, Pinto le negó esa posibilidad a los europeos. La línea de fondo, encabezada por un González impasable, tuvo siempre cinco hombres y los mediocampistas se mostraron más interesados en marcar que en atacar. Además tiraron muy bien la trampa del fuera de juego, pillando una y otra vez adelantados a sus rivales.

Cambio de táctica

Holanda, que había hecho un fútbol especulador en sus cuatro primeras salidas, mostró más ambiciones ofensivas y van Gaal presentó un ataque con tres hombres, en el que jugó de entrada Memphis Depay, un delantero que siempre había ingresado en el complemento y resultado decisivo.

Los europeos tuvieron la pelota y presionaron en busca del gol, pero no encontraron les espacios que necesitan para desarrollar su juego. Y cuando lo hicieron, tropezaron con la figura gigante de Navas.

El arquero tuvo al menos cinco intervenciones decisivas: en el primer tiempo le ganó un mano a mano a van Persie a los 21 minutos, tapó una entrada franca de Depay por la izquierda y desvió un endiablado tiro libre de Sneijder. Volvió a ahogarle el grito de gol a van Persie en el complemento al bloquear un remate desde cerca y en el alargue atajó un cabezazo de Ron Vlaar.

A Sneijder se le atragantó el grito de gol con un tiro libre que reventó un poste y cuando un remate suyo desde fuera del área pegó en el travesaño.

Holanda tuvo además una oportunidad inmejorable: Van Persie enganchó un buscapié que tres compañeros no pudieron empujar frente al arco y Yelstin Tejeda despejó sobre la raya el balón, que además rebotó en el travesaño.- AP

Encuentra la nueva edición del Diario Mundialista.




Volver arriba