¿Suerte de campeón?

Messi y compañía parecen tener la fortuna de su lado

La buena suerte de Argentina se pudo apreciar en la recta final de su duelo de octavos de final cuando el suizo Blerim Dzemaili apareció sin marca, pero su remate con la cabeza pegó en el poste ante un Sergio Romero inmóvil
1 / 6


La buena suerte de Argentina se pudo apreciar en la recta final de su duelo de octavos de final cuando el suizo Blerim Dzemaili apareció sin marca, pero su remate con la cabeza pegó en el poste ante un Sergio Romero inmóvil
El zaguero José María Basanta (izquierda), quien juega en el Monterrey, entrena al lado de Pablo Zabaleta, durante el entrenamiento del equipo argentino. A la derecha, aficionados portan las imágenes de Diego Armando Maradona, el papa Francisco y Lionel Messi, en el juego contra Suiza
Aficionados con sombreros del papa posan con otros, que portaban cabezas de sus ídolos del pasado


Cautivante inspiración en Lionel Messi, un poco en Angel di María y algo de suerte son factores clave para el avance de Argentina a cuartos de final de la Copa del Mundo, en los que chocará el sábado con Bélgica.

Argentina es un compendio de voluntades que no entrega una imagen convincente: sólo la salvan individualidades lideradas por su capitán Messi, autor de cuatro de los siete goles argentinos y que el martes tejió avasallantes piruetas hasta que la regaló con moño a Di María para lo que fue el 1-0 sobre Suiza en la prórroga, a tres minutos de ir a los penales. Argentina no puede terminar un partido en paz, ya que en todos los casos ganó con sobresaltos. Y si no mejora ante Bélgica, quizás no haya un Messi, un Di María o una diosa fortuna de su lado.

La suerte sí estuvo con la albiceleste en el tiempo adicionado al reglamentario cuando Blerim Dzemaili estrelló un cabezazo en el poste y, en el rebote, mandó la pelota afuera con la rodilla.

“Felicito a los jugadores, no hay crítica para ellos ni para mí, pero aún debemos mejorar], destacó el técnico Alejandro Sabella, para quien un partido “no se gana por ganar. Hay que buscar potencia, la manera, la estrategia y tener buenos jugadores”.

Argentina atesora buenos jugadores y hasta uno fuera de serie como Messi. Pero por ahora el grupo no es ninguna garantía de eficacia y tiene abanderados del desacierto que encabezan el defensor central Federico Fernández, el mediocampista Fernando Gago y el artillero Gonzalo “Pipita” Higuaín.

Sabella confía en ellos a rajatablas, pero habría que ver si vuelve a apelar a su ayuda ante Bélgica o le da al equipo un baño de frescura con la entrada de Martín Demichelis atrás, Lucas Biglia, Maxi Rodríguez en el medio y Rodrigo Palacio adelante, donde Messi juega de Llanero Solitario.

En todos los casos Argentina ganó por la mínima diferencia en el marcador. Además de la victoria ante Suiza, doblegó 2-1 a Bosnia; 1-0 a Irán y 3-2 a Nigeria.

El volante de marca Javier Mascherano, que ante Suiza en el Itaquerao tuvo su partido más destacado en Brasil, dijo que esas experiencias del pasado sirven poco y nada.

“Hoy no nos sirve demasiado. Se ha pasado, hay que tener la cabeza bien fría para analizar en lo que hay que mejorar”, subrayó Mascherano. “Pero un Mundial no lo ganas con emociones, lo ganas con la cabeza, con la manera de pensar, con inteligencia, y con saber que lo que nos va a tocar el sábado va a ser más duro que esto”.

Argentina se entrenó ayer en forma muy liviana y el atacante Sergio Agüero, ausente ante Suiza por una lesión muscular, trabajó por primera vez con la pelota desde que acusó ese problema con Nigeria. Pero no jugaría ante Bélgica.

Argentina saldrá ante Bélgica con un cambio obligado porque el lateral izquierdo Marcos Rojo recibió la segunda amonestación ante Suiza. Su reemplazante sería José María Basanta.

“Yo estoy listo, me preparé toda la vida para esto; para jugar un Mundial”, dijo el defensor del Monterrey, quien ante Suiza sustituyó a Rojo en el tiempo extra.- AP

“Yo estoy listo, me preparé toda la vida para esto: para jugar un Mundial”

José María Basanta

Defensa del Monterrey




Volver arriba