Revancha al doble

Rusia y Fabio Capello tienen cuentas pendientes

El Mundial de Brasil será la oportunidad perfecta para que la selección rusa pruebe su valía ya que no ha trascendido en la máxima justa futbolística desde la disolución de la Unión Soviética.

Dos eliminaciones en la fase de grupos en Estados Unidos 1994 y Corea-Japón 2002 no son actuaciones dignas del legado que dejó el combinado soviético, que tuvo su punto más alto en Inglaterra 1966 con un cuarto lugar con el legendario Lev Yashin en el arco.

Los rusos brillaron en la Eurocopa 2008, siendo semifinalistas, pero no lograron su pase a Sudáfrica 2010, lo que supuso una gran decepción. Cuatro años después, buscan consumar su revancha en Brasil y qué mejor forma de hacerlo que con un entrenador que también quiere probarse a sí mismo: Fabio Capello.

El estratega italiano se quedó en los octavos de final con Inglaterra pese a las grandes expectativas puestas en su gestión para el Mundial anterior.

El boleto mundialista de Rusia adquirió gran valor al conseguirlo en el Grupo F europeo ya que se ubicó en el primer lugar con 22 puntos, por delante de la Portugal de Cristiano Ronaldo, que hizo 21 y tuvo que disputar el repechaje. En su camino únicamente perdió dos duelos.

La selección de Corea del Sur aprovechó su condición de local para ser semifinalista en 2002 y en 2010 superó la fase de grupos por primera vez fuera de su país. Ahora la encomienda será el quinto partido para consolidarse como la potencia asiática en su octava participación consecutiva desde México 1986.

En su proceso clasificatorio, Superó la fase semifinal como líder del Grupo B por delante de Líbano, Kuwait y Emiratos Árabes. En la ronda decisiva, obtuvo su pase como sublíder del sector A con 14 unidades, dos menos que Irán.-




Volver arriba