Pelé ve a México como una piedrota

Final soñada por "O Rei": Brasil contra Uruguay

La estudiante María Teresa Chávez se toma una foto  con Pelé, durante la entrega de las becas

México se ha ganado el respeto de Brasil y eso no cambiará de cara a su duelo mundialista, reconoció ayer el ax astro amazónico Pelé, de visita en la capital mexicana.

El seleccionador brasileño Luiz Felipe Scolari ve al Tricolor como “una piedra en el zapato”, pero “O Rei” consideró que se trata de “una piedrota”.

“México no es una piedrita, sino una piedrota en el camino de Brasil”.

Pese a ello, Pelé confía que tanto Brasil como México pasen sin problema la fase de grupos en el sector A.

También indicó que le encantaría que su país se enfrente a Uruguay en la final del torneo.

“No soy la persona indicada para decir contra quién va a jugar Brasil, contra España, Inglaterra o México, yo quiero que Brasil gane. Ahora yo viví un momento triste en 1950 y si tuviera el don divino me gustaría jugar la final contra Uruguay”.

Pelé convivió con alumnos y profesores de la Universidad Anáhuac México Norte, en un acto en el que se entregaron becas a los estudiantes más destacados.

“Todos saben muy bien que México es mi familia, por lo que estar entre ustedes es como sentirme en casa”, indicó el tres veces campeón del mundo en 1958, 1962 y 1970.

El legendario futbolista dijo que Brasil llegará al Mundial con “un buen equipo del mediocampo hacia atrás pero la duda es en el ataque” y cargarle toda la tarea a Neymar, quien jugará su primera Copa del Mundo “es demasiado”.

Sus favoritas

De las selecciones favoritas al título mencionó a España y Alemania además de Brasil aunque en su país tiene duda sobre como jugara su selección en casa pero pidió “tener confianza en el equipo de Luiz Felipe Scolari”.

Pelé | En México

El ex futbolista se tomó la fotografía con los 20 jóvenes que recibieron de forma simbólica una beca.

Encantado

El tres veces campeón del mundo -Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970- se dijo emocionado y muy feliz por encontrarse en un auditorio repleto de jóvenes universitarios y, sobre todo, por estar en lo que llamo su “segunda casa”, México.




Volver arriba