Metiendo gol

Por: Freddy Sansores

Tuve la oportunidad de platicar en estos días con algunas personas acerca de los partidos del Mundial.

Mi directora me dijo: “Yo no soy aficionada al fútbol, casi no hago deporte, pero la decisión del árbitro en el partido México contra Holanda ‘no fue penal’. Lo puse en mi face, que se vaya al infierno el árbitro”.

Mientras estaba en Progreso, mi cuñado pensaba que a México “le marcaron el penal en los últimos minutos del juego para que no tuviera chance de recuperarse y empatar”.

Mi esposa afirma que Brasil no debe ganar porque le han dado mucho chance los árbitros. “¡Está descarado!”, me dice.

En resumen, no están contentos con el arbitraje que se está dando.

Marco Antonio Rodríguez “Chiquidrácula”, de Tepic, Nayarit; Marvin Torrentera, del Distrito Federal, y Marcos Quinteros, de la Perla Ttapatía, son los únicos mexicanos que siguen en el Mundial. Llevarán un partido difícil en el Alemania contra el anfitrión Brasil. Esperemos que les vaya bien en esta semifinal.

Si Marco obtiene un buen desempeño, pitará la final, siempre y cuando no sea Alemania Vs. Argentina porque el doctor Edgardo Codesal, uruguayo nacionalizado mexicano, arbitró este juego en el Mundial de Italia en 1990 y un penal marcado en contra de los “humildes” argentinos decidió el juego. Por ese antecedente podría no arbitrar ese posible partido, ya que una decisión que vaya al marcador daría lugar a que pensaran que los silbantes mexicanos estamos en contra de Argentina.

Brasil, Argentina y Holanda llegan a esta fase de semifinales sin algunos de sus jugadores clave, ya que han sufrido lesiones que los marginan de a seguir jugando. Sólo Alemania llega completa y con muchas posibilidades de llevarse a Europa la copa y así romper el dicho que “América es para los americanos”.

—–

*) Ex abanderado profesional. Delegado de arbitraje.




Volver arriba