Metiendo gol

Por Freddy Sansores

Brasil pasó a semifinales, pero lo paga caro con la lesión que sufrió Neymar al recibir un rodillazo en la espalda.

Se califica como una “conducta violenta con brutalidad con intención de causar una lesión”. Este incidente es producto de un partido en el que el árbitro permitió patadas a diestra y siniestra, que más parecía una cascarita en el barrio que un juego de Campeonato Mundial.

La manera en que dirigió el partido el nazanero definitivamente no fue la adecuada. Las 17 reglas de juego hablan en su espíritu, el cuidado de la integridad física de los jugadores. Esta vez, sin embargo, todos se dieron con todo.

En la falta que se marcó como penal a favor de Colombia estuvo bien sacada la tarjeta amarilla al portero Julio César.

Pero en la de Neymar, no vio la jugada. Muy lamentable la fractura de la vértebra del astro de Brasil.

¿Quién podrá sustituirlo?

¿Será que aparezca un jugador como James Rodríguez, quien gratamente surgió por la lesión de Falcao?

Por otro lado, decepcionó Francia en su derrota ante Alemania. Los germanos demostraron su superioridad, son una potencia indiscutible en el firmamento mundial.

Brasil y Alemania ahora esperan a Holanda y a Argentina. Bueno, ese es mi vaticinio para hoy: pasarán tulipanes y pamperos.

Cierro con algo que todos piensan: el arbitraje en este Mundial Brasil 2014 no consigue la aceptación de quienes lo estamos viendo. Triste, pero es la dura realidad.




Volver arriba