Metiendo gol

Por Freddy Sansores

El buen toque de balón de los mexicanos y el agobiante calor mermaron a Holanda en su fútbol. Se estaban derritiendo con los 32 grados.

Partido tenso. En el primer tiempo se reservaban sus energías. Esta vez no hubo “Naranja mecánica”, estaban en la espera de una genialidad de Van Persie o Robben.La primera jugada en la que se pedía penal a favor de Holanda no lo hubo a pesar del contacto con el holandés porque se da cuando ya había perdido el balón y el contacto no influye en el delantero.

A todo pulmón festejamos el gol de Gío. Nos hizo levantarnos de nuestros asientos para abrazarnos. Las paradas de Ochoa, incluso con la cabeza, nos hicieron sentir poderosos, imbatibles. A pocos minutos del final llega el gol de Holanda, bien logrado. Un trayazo que dejó inmóviles a los mexicanos. Robben intentó más de una vez tratar de engañar al árbitro, quien no tuvo nada que ver con el marcador final.

Un pisotón en la punta del calzado de Robben y su magnificación se conjugaron para un penal bien marcado.

“Caballo que alcanza gana”. Un día antes, Chile jugó mejor que Brasil y quedó eliminado. Ahora le pasó lo mismo a nuestra selección. Es injusto, pero los juegos se ganan “metiendo gol”.

No hay nada que reclamar a los jugadores ni reprocharle al “Piojo”, al contrario, nuestro agradecimiento por darnos un bonito fútbol.



Volver arriba