Lo extracancha no tiene cabida

El Piojo hace caso omiso y piensa en Croacia solamente

El director técnico Miguel Herrera restó importancia al expediente disciplinario que abrió FIFA contra México por los gritos denigrantes hacia los gays de parte de sus aficionados durante el partido ante Brasil.

El organismo rector del fútbol mundial está investigando también la conducta de los mexicanos durante el partido por la primera jornada ante Camerún, en Natal.

“Estamos con nuestra afición, es algo que hacen para presionar al arquero rival”, dijo Herrera antes de un entrenamiento. “No tenemos nada que decir, nosotros nos vamos a concentrar en trabajar y que el equipo gane”.

En México, los aficionados de casi todos los equipos de primera división gritan un insulto que hace referencia a la homosexualidad de una persona cada vez que el portero realiza un saque.

No es algo nuevo

El grito se popularizó durante la eliminatoria preolímpico de 2004, en el juego entre México y Estados Unidos.

“De esa forma se creó el grito y se ha adoptado por las demás porras en México, no es demasiado grave”, opinó el timonel del Tricolor.

El pasado martes, los aficionados mexicanos volvieron a realizar el grito que incluso fue imitado por los hinchas de Brasil.

“Imagínate, si vemos que cada (vez) que hay expulsados al pobre árbitro le dicen de todo, entonces habría que multar en cada partido a los equipos por los insultos”, dijo Herrera. “Creo que hay cosas más importantes que solucionar que una expresión”, concluyó Herrera.- AP




Volver arriba