Lionel Messi es la esperanza de Argentina en Brasil 2014

Lionel Messi, jugador de la Selección de Argentina

BUENOS AIRES, Argentina (Notimex).- Lionel Messi será el capitán y máxima estrella de la selección de Argentina en la Copa del Mundo Brasil 2014, donde tendrá que demostrar que, con la camiseta albiceleste, puede brillar tanto como en Barcelona.

Aunque nunca jugó en algún club argentino, el delantero de 26 años se ha convertido en un ídolo nacional y en la gran esperanza del seleccionado para alzar un trofeo que ganó por última vez en México 1986.

El jugador de Barcelona ya es una estrella mundial y sobre sus hombros pesa una presión mediática sólo comparable a la que hace dos décadas enfrentaba Diego Armando Maradona, el mejor futbolista en la historia argentina y extécnico del combinado nacional.

Las comparaciones entre Messi y Maradona se multiplican y son cotidianas en los medios de comunicación locales y en las redes sociales, en donde los fervorosos hinchas le exigen a ‘La Pulga’ el requisito de levantar una Copa del Mundo para poder compararse con ‘El 10′.

En los últimos años, ‘Lio’ alcanzó todos los títulos posibles, pues condujo al cuadro culé a coronarse en la Liga de España, la Champions, Copa del Rey, Supecopa de Europa y España y el Mundial de Clubes de la FIFA.

Con él al mando, Argentina ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos Beijing 2008, además de que ostenta múltiples récords, como el Guinnes por ser el jugador que más goles oficiales metió en una sola temporada: 91 tantos en 69 partidos en 2012.

También es el único jugador que ha ganado dos veces el título de máximo goleador del mundo, tres veces la Bota de Oro y acumula más de 80 reconocimientos tanto en el balompié ibérico como a nivel internacional.

Sin embargo, nada de ello cuenta en Argentina, donde el jugador más caro del mundo, valuado en más de 150 millones de dólares, sólo se consagrará si logra conducir al equipo a una tercera Copa del Mundo, después de las que alzó en Argentina 1978 y México 1986.

La semana pasada, cuando arribó a Buenos Aires para incorporarse a la selección, prometió ‘cambiar el chip’, ya que una lesión le impidió destacar en la temporada del futbol español en la que Barcelona decepcionó a sus seguidores al no conseguir ningún título.

Desde ese momento el argentino, que ya vivió la mitad de su vida en España, trabaja para no decepcionar a su público como lo hizo en Sudáfrica 2010, cuando el seleccionado sólo pudo llegar a cuartos de final.

Brasil es la oportunidad para la redención de Messi, un joven cuyo carisma y sencillez ha conquistado al mundo y al que el futbol argentino no deja de lamentarse por no haberlo apoyado en sus inicios, cuando a los 13 años necesitaba un tratamiento hormonal para jugar.

El delantero comenzó a demostrar su talento en las filas del cuadro rosarino Newell´s Old Boys, cuando apenas tenía siete años, y luego negoció su pase al entonces poderoso River Plate, que se negó a cubrir su tratamiento.

Los padres de Messi negociaron entonces con Barcelona, el club catalán que lo cuidó y lo hizo debutar a los 17 en la liga española, desde donde comenzó a construir una historia plagada de éxitos a la que sólo le falta ser coronada con un Mundial.

Etiquetas: