La hora de la verdad para el Tri de Herrera

México, por un triunfo que le dé confianza para enfrentar a Brasil

México llega a Brasil como un auténtico desconocido, incluso para sí mismo.

¿Cuál es su verdadero rostro? ¿El que mostró durante una eliminatoria tormentosa o el visto en partidos amistosos como ante Ecuador o Nigeria?

México se presenta hoy en Brasil 2014 ante Camerún y despejará la incógnita por saber si la pesadilla de la eliminatoria en la Concacaf, en cuya fase final ganó apenas dos de 10 partidos, es sólo un recuerdo del pasado o una cruda realidad. México estuvo a punto de ausentarse del Mundial, algo que no le ocurre desde Italia 1990.

Los mexicanos tuvieron que irse hasta el repechaje contra Nueva Zelanda para avanzar y son dirigidos por Miguel Herrera, su cuarto entrenador en el proceso mundialista. El “Piojo” Herrera se hizo cargo del duelo ante los neozelandeses en diciembre, asumió el puesto de manera permanente en enero y ha tenido relativo éxito en amistosos pero no ha sido probado en encuentros oficiales, salvo el repechaje.

“Desde luego que estamos bien, no hay pretextos”, declaró Miguel Herrera. “Estamos pensando en hacer historia, que este grupo avance lo que los otros no lo han hecho”.

El “Piojo” comenzó su etapa con siete partidos en fila sin conocer la derrota, pero cayó en los últimos dos previos al Mundial, 1-0 ante Bosnia-Herzegovina y por ese mismo marcador ante Portugal.

En esos dos reveses, los mexicanos padecieron mucho para generar peligro al ataque y fue notoria la ausencia de Luis Montes y Juan Carlos Medina, quienes causaron baja por lesiones. Ambos se perfilaban para ser titulares. “Son dos tipos que estaban ya identificados con lo que pretendíamos y sus ausencias pesan, pero los que llegaron se han adaptado y no habrá excusas”, aseguró Herrera.

Para hacer historia en Brasil, los mexicanos deberán sobreponerse a ello y llegar a la ronda de cuartos de final, una instancia que ya han alcanzado dos veces, pero sólo como anfitriones.

“Éxito será cuando logremos pasar a ese quinto partido que como mínimo nos hemos puesto en la cabeza”, recalcó Herrera. “Cuando eso pase, comenzaremos a pensar que el Mundial empieza a ser un éxito para nosotros”.

Base de campeones

A diferencia de sus antecesores, Herrera decidió confiar en los jugadores que ganaron la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Londres y convocó a 10 miembros de esa escuadra, entre ellos al delantero Oribe Peralta.

México utilizará un esquema 5-3-2, en el que el capitán Rafael Márquez es sumamente clave.

“Este equipo tiene campeones mundiales Sub-17, medallistas olímpicos, un cuerpo técnico abierto y alegre”, enfatizó Márquez ayer en rueda de prensa. “El grupo tiene una gran unión y lo más importante es la mentalidad. El objetivo es hacer historia”.

La única duda que existía en la retaguardia era saber quién sería el portero y Herrera se decantó por Guillermo Ochoa, relegando al banquillo a Jesús Corona, titular en Londres 2012.

Antes de pensar en grande, el Tricolor deberá conseguir uno de los dos boletos a la segunda ronda por el Grupo A.

Tras enfrentar a los cameruneses, México tendrá un duro encuentro ante los brasileños y cerrará la primera fase contra Croacia.

“Es el partido más importante, si no ganas éste, los siguientes serían obligación y no queremos ponernos en una situación complicada”, dijo Herrera.- AP




Volver arriba