Irrumpe el campeón

España reedita frente a Holanda la final de 2010

SALVADOR, Brasil (AP).- Los que esperan una España calcada a la de hace cuatro años con su distinguido juego de toque podrían equivocarse. Y no es que la selección ibérica vaya a renunciar a la posesión, sino que dispone de variantes para explotar estilos más favorables al contragolpe.

España y Holanda se miden hoy en Salvador de Bahía en el primer choque con categoría de partidazo en la Copa Mundial de Brasil.

No sólo porque se trata de la reedición de la final de Sudáfrica, sino porque además son dos de los equipos más potentes de Europa.

“La Furia Roja” mantiene 16 futbolistas de Sudáfrica, mientras que los holandeses han iniciado una renovación y sólo siete repiten con respecto al anterior torneo.

“Este es un equipo maduro con jugadores en su plenitud”, declaró el técnico de España, Vicente del Bosque.

Sabor a revancha

Empezar el Mundial de Brasil ante Holanda “es complicado pero a la vez muy bonito”, acotó el delantero Fernando Torres.

“Fuimos campeones del mundo ante ellos y tendrán ganas de revancha”, agregó.

“Ese partido es historia. Ya no cuenta”, afirmó a su vez el holandés Arjen Robben. “No creo en revanchas. La de 2010 fue una final, este es un partido de grupo. No hay comparación”.

Se espera que el encuentro sea de menor tensión que aquella final, en la que se mostraron 15 tarjetas amarillas y una roja por doble amonestación, aunque el técnico holandés Louis Van Gaal dijo que “los roces físicos son parte del deporte… Holanda no se pasó de la raya hace cuatro años”.

Detalles a resolver

La selección de Del Bosque es todavía una incógnita. La recuperación de Diego Costa condiciona la alineación de los españoles.

La presencia del artillero hispano-brasileño en los dos únicos amistosos que ha disputado con “La Furia” da otro aire al equipo, que se siente cómodo explotando balones al espacio para la carrera de Costa sin necesidad de desarticular la defensa rival a base de toques.

El recibimiento que la afición brasileña brindará a Costa, quien renunció a representar a su país de origen, es una incógnita.

El jugador ha dicho que está tranquilo y por lo visto esta temporada parece que la presión no le incomoda. Ya en la Copa Confederaciones del año pasado, España era habitualmente silbada en los estadios y no estaba Costa.

“De momento todo va muy bien, la gente me ha tratado como me esperaba, pero estoy muy tranquilo, tengo el apoyo de muchos que saben lo que pasó”, subrayó Costa.

Del Bosque ha escondido sus cartas, pero algunos nombres parecen seguros. Iker Casillas en el arco, Sergio Ramos y Gerard Piqué como centrales, y Andrés Iniesta en el mediocampo.

No se sabe si el técnico, amigo de sorprender con variantes tácticas, apostará por el doble pivote o si por ejemplo Koke Resurección podría sentar a Xavi Hernández.

Desde que Del Bosque tomó las riendas de la selección en 2008, España siempre ha tenido problemas en el debut. En Sudáfrica perdió el primer partido contra Suiza y en la Eurocopa 2012 empató 1-1 contra Italia. De todos modos, al final ganó los dos torneos con autoridad.

La mejor generación del fútbol español afronta unida quizá su último y mayor reto, el de convertirse en la tercera selección que encadena dos mundiales consecutivos tras Italia y Brasil. La victoria convertiría a España en un equipo de leyenda con un inédito póker de triunfos al hilo, si se suman las dos últimas Eurocopas. “La Copa Confederaciones nos dejó muy claro lo difícil que va a ser lo que nos espera. Es un añadido más para ir a por todas y seguir haciendo historia”, afirmó Torres. “Era algo impensable hace muchos años y vamos a disfrutarlo. Con la humildad que siempre ha tenido esta selección intentaremos conseguirlo”. Enfrente estará la renovada Holanda de van Gaal. Muchos cambios en el equipo, que sin embargo mantiene a sus principales estrellas: Robben, Robin van Persie y Wesley Sneijder. Si bien no hablan de revancha, está claro que la espina de aquella final está en el recuerdo. Holanda, que ha perdido tres finales del Mundial a lo largo de su historia, vuelve al torneo con la intención de pelearlo. Van Gaal conoce perfectamente a España. En cierto modo, fue padre del famoso “tiki-taka” (o juego de toque). En su primera etapa como técnico del Barcelona (de 1997 a 2000) dio la alternativa a jugadores como Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Carles Puyol. El entrenador, que se marcha al Manchester United en cuanto acabe el Mundial, ha apostado en los entrenamientos por una defensa de cinco hombres, con dos laterales de largo recorrido muy adelantados. Un sistema que hizo mucho daño a “La Furia” en el pasado, porque desborda su medio campo y potencia la eléctrica velocidad de Robben en las salidas al contragolpe. “Creo que en este momento no somos capaces de jugar al ‘tiki-taka’ o un fútbol bonito”, dijo el extremo del Bayern Múnich. “Lo más importante es el resultado y el contragolpe es un arma que pensamos explotar en este torneo”.



Volver arriba