Golpe a los sudamericanos

Golpe a los sudamericanos

Colombia, Uruguay y Chile esperan a sus astros lesionados

Radamel "Tigre" Falcao, de Colombia, ha entrenado ligero con la selección colombiana. A la derecha, el uruguayo Luis Suárez luego de su operación, días atrás

La Copa del Mundo es un momento muy esperado, pero a la vez fugaz. Y al Mundial de Brasil tres selecciones sudamericanas llegarán con sus máximas figuras afectadas por lesiones.

Tras pasar por el quirófano, al colombiano Radamel Falcao García, al chileno Arturo Vidal y al uruguayo Luis Suárez no les queda otra alternativa que acelerar sus respectivas recuperaciones si quieren brillar en Brasil.

Aunque sus casos y tiempos varían, las estrellas del Mónaco, Juventus y Liverpool coinciden en que se pusieron de inmediato en manos de especialistas, se operaron y, a dos semanas del inicio del campeonato, no están recuperados ni descartados.

Si al final tienen el alta médica, la disyuntiva de sus técnicos renueva una vieja pregunta: ¿vale la pena correr el riesgo de acelerar los plazos para llevar a un jugador que no está en plenitud física a un torneo tan exigente como un Mundial?

La del “Tigre” Falcao, que ya entrena con Colombia en Buenos Aires, es la carrera de más largo aliento. Se rompió el ligamento cruzado de la rodilla izquierda en enero, una de las lesiones más complicadas para un futbolista. Normalmente tarda un mínimo de seis meses, pero Falcao tendría que estar jugando en cinco.

En el caso de Vidal, que se operó semanas antes del debut de Chile por una molestia del menisco de la rodilla derecha, se recomiendan de dos a tres meses y estaría regresando en poco más de uno.

Y Suárez, que se resintió también del menisco cuando ya entrenaba con Uruguay, fue al quirófano el 22 de mayo y tendría entre 15 y 20 días de baja, con lo que llegaría muy justo para el primer partido de la Celeste.

Las lesiones, siempre presentes

La historia de los Mundiales está salpicada de futbolistas que jugaron entre algodones, o que aceleraron su puesta a punto. En e2002, pocos apostaban por la delantera de Brasil, en la que Ronaldo llegaba mermados después de dos graves lesiones de rodilla que lo tuvieron parado casi dos temporadas.

También está el ejemplo de Franco Baresi con Italia en 1994, quien se rompió el menisco en primera ronda, se operó y jugó la final.- AP

“El rival podría decir: Falcao no está al 100%, pero el olfato goleador no se le va”.

Jared borguetti

Ex jugador mexicano.

Sobre lo que aportaría “El Tigre” con Colombia.




Volver arriba