Felipe Scolari y sus tácticas

El entrenador de Brasil tendría todo bajo control

Scolari fue campeón con Brasil en Corea-Japón con estos métodos

Esa imagen de una selección al borde de un ataque de nervios, con un técnico que propone una tregua a periodistas y agita teorías de conspiración, no puede ser la brasileña, pero el que acapara portadas sin duda es Luiz Felipe Scolari.

A un día del partido de cuartos de final contra Colombia en Fortaleza, Fred recibió de mala manera la orden de pasar al equipo de los reservas y así lo comprueban las fotos de la prensa y las imágenes de la televisión.

También, algunos jugadores se resisten a volver con la psicóloga Regina Brandao que, como refuerzo de caballería para Felipao, ha llegado a la concentración con la misión de ayudar a Thiago Silva, Neymar y compañía a canalizar sus emociones.

Los métodos de Felipao, sus “métodos alternativos” de entrenamiento se han ido refinando, sin dejar de ser sorprendentes e ingeniosos.

Inspirado en las enseñanzas de Sun Tzu, el general y filósofo de la antigua China, Felipao guió a la selección brasileña a la conquista del “Penta”, en el Mundial de 2002 disputado en Corea del Sur y Japón.

Recibió una selección herida, esa sí, repudiada por su su “jogo feinho” y nulos resultados. Y al refundarla, retó a medio país por prescindir de Romario, que con el olfato goleador aún fino, era reclamado hasta por el presidente en turno de Brasil.

Como una familia

“Felipao” hizo de sus seleccionados “la familia Scolari” bajo el precepto de Sun Tzu- “Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso”. Era claro. Al Mundial movilizaría su “ejército”. La multitud indisciplinada, se quedaba.

Trabó luchas dialécticas y no se sonrojó al repudiar el tal “jogo bonito”. Sus adversarios creyeron que era un signo de debilidad, una abdicación anticipada, sin entender que el arte de la guerra se basa en el engaño y aplica para el fútbol.

Ocultó sus intenciones, instruyó a los suyos para aparentar inactividad, como en la última semana se han visto varios jugadores relajados; o incapacidad, como el Neymar lesionado hace dos días.

Y como Colombia no ha dado muestra de desorden en sus filas, quizá sea conveniente cambiar el foco no sin antes rasgar algunos elogios, como hizo ayer en Fortaleza, al ponderar la calidad técnica de los de José Pekerman.

Al ocultar sus verdaderas intenciones, busca confundir, hacer, ruido, reforzar las alianzas mientras en la intimidad velan sus armas.

Imposible creer que a esta altura de la historia del país que ha disputado las 20 ediciones del Mundial los protagonistas de ahora olviden que la ropa sucia se lava en casa. O, en lenguaje de fútbol, que los vestuarios tienen códigos, y lo que pasa allí, allí se queda.

Quizá Colombia esté vacunada contra esa “franqueza falsa”, que hace estragos.

Quizá los nervios y las teorías de conspiración desaparezcan del escenario.

Quizá Scolari vuelva a reír con el dolor de sus rivales. O quizá el rival de turno aprendió ya la lección.- EFE

Brasil | Incertidumbre

“Felipao” tendría preparadas algunas sorpresas de cara al duelo ante Colombia.

La alineación, un misterio

Luiz Felipe Scolari no ha dado indicios de la alineación que utilizará hoy, y todo indica que podría hacer hasta tres cambios.

Paulinho, casi un hecho

Aunque Felipao no ha dicho nada, es casi seguro que el mediocampista Paulinho sea el que supla a Luiz Gustavo, que fue suspendido frente a Chile, en la media de contención.

Dudas importantes

Scolari aún no sabría si Fred saldría como titular, o prueba a Jo. Además, Dani Alves podría salir de la alineación titular por su compañero Maicon.




Volver arriba