Estados Unidos, ante su “bestia negra”

Ghana, en busca de amargarle el debut a Klinsman

El cielo puede estar despejado hoy por la tarde, cuando Estados Unidos enfrente a Ghana en su primer partido en la Copa del Mundo. Pero, sea cual sea el clima, la fórmula para avanzar a octavos es clara: sumar al menos un punto en el primer partido.

“Es prácticamente un partido de vida o muerte”, dijo el técnico estadounidense Juergen Klinsmann a los fanáticos en la despedida de la selección el mes pasado en Nueva York.

Los estadounidenses nunca han superado la fase de grupos después de perder su primer partido. Sí llegaron a la siguiente etapa tras ganar sus primeros compromisos en 1930 y 2002, y empatar en su Mundial (1994) y en 2010.

“Estadísticamente, las posibilidades de avanzar aumentan considerablemente si puedes sacar uno o tres puntos del primer partido”, comentó el mediocampista Michael Bradley.

“No es un secreto que toda la concentración en este momento es Ghana, y asegurarnos que hagamos todo lo posible para que cuando entremos a la cancha estemos listos, sabiendo que un buen resultado nos deja en una buena situación”, enfatizó.

Sacar el resultado es necesario para los Estados Unidos, pensando que el nivel de exigencia se irá incrementando, pues enfrentarán después a Portugal y cerrarán su actuación ante Alemania.

Pese a ello, Tim Howard, arquero norteamericano, siente que tienen que pensar primero en los africanos, antes de ponerse a preparar el encuentro ante los lusos.

“Si podemos ganar, entonces podemos reagruparnos y pensar en Portugal. No hay motivo para mirar más allá del primer partido. Creo que es importante que sumemos los tres puntos”, dijo.

Sin revancha en mente

Para el partido, Estados Unidos llega entonando un discurso de “paz y amor”, para garantizar que hoy no buscará venganza frente a Ghana, incómodo rival que los eliminó de Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

En 2006, el equipo de las Barras y las Estrellas cayó 2-1 ante el cuadro africano en la última jornada de la fase de grupos y le sacó del bolsillo el pasaje a los octavos. Y en 2010, el desastre llegó en la misma instancia de octavos al caer por idéntico 2-1.

“Después de lo que pasó en los últimos dos Mundiales, buscarán la revancha y debemos estar preparados para eso”, dijo el delantero ghanés Albert Adomah.

Ajenos a la revancha norteamericana, su “bestia negra” llega a su tercera Copa del Mundo seguida y Kwesi Appiah, su técnico, ha dicho que para superar el grupo, es necesario golpear de nuevo a Estados Unidos.- AP Y EFE




Volver arriba