El DT opina

Por: Raúl Comas Bolio

Estimados lectores: Vivimos un partido no apto para cardíacos, un juego con mucha capacidad física de ambos lados, con un desgaste bárbaro.

Un primer tiempo con el equipo mexicano sumamente nervioso, un México con muchas fallas en la media cancha, con unos volantes centrales muy desubicados y los laterales con imprecisiones. Sólo José Juan “El Gallito” Vázquez estuvo bien en sus labores.

Nuestra delantera era muy chata, pues Gío estuvo muy mal, y sólo Oribe Peralta luchó como siempre. La defensa se portó bien, destacando nuestro portero Guillermo Ochoa.

Brasil, como siempre, mostrándose como un equipo sumamente peligroso. Terminamos esa primera parte con un justo empate.

Arranca la segunda mitad con un pueblo mexicano muy esperanzado en nuestro equipo. México mejoró en sus marcas, en su estilo de ataque, y jugó los primeros 20 minutos dando cátedra de entrega total para buscar un gran resultado.

En ese tiempo, México se entregó totalmente, lo mejor fue el gran orden de esquema y un portero que salió esplendorosamente.

Guillermo Ochoa, hoy catalogado como un héroe, fue el mejor del partido, contando con la colaboración del “Gallito” Vázquez, Rafael Márquez, “El Maza” Rodríguez y Héctor Moreno.

Controlamos al coloso del mundo del fútbol en su propio terruño, algo para festejar, pero todavía no tenemos la calificación a octavos. Y cuidado con el juego aéreo de Croacia.

Los mexicanos, hoy unos auténticos guerreros como nuestras raíces y antepasados. Muy buen resultado el empate para México.

Al tiempo




Volver arriba