Del consultorio a la cancha

Por: Alberto Alcocer

México llega a su cuarto partido con un saldo favorable tanto en puntos como en lesionados pues no se ha reportado algo considerable para poder descartar algún jugador para el quinto juego.

La selección mostró estar bien preparada físicamente, pues mantuvo el ritmo durante los 90 minutos en la fase de grupos, con una estrategia bien implementada permitió administrar el fondo físico de una manera muy inteligente y adecuada.

Hay que tomar en cuenta que el cansancio es cada vez mayor y aunque llegará al partido con seis días de recuperación, la exigencia física ante Holanda será mucho mayor que en la primera fase, no sólo por la importancia sino porque los holandeses han mostrado un rendimiento físico muy alto, y además están acostumbrados a tener menor tiempo de recuperación, puesto que la mayoría afrontan tres competiciones al mismo tiempo en sus clubes durante la temporada europea, lo que representa una ventaja muy grande a favor de Holanda.

Sin embargo, el factor motivacional y la concentración en esta etapa juegan un papel relevante, por lo que la selección mexicana tiene ese punto a su favor para poder contrarrestar las desventajas a nivel físico y poder avanzar a la tan anhelada siguiente ronda en el Mundial.




Volver arriba