Coreanos y rusos, nivelados

Garrafal error del portero ruso abre un trabado juego

Un gol de Alexander Kerzhakov, que había entrado tres minutos antes a la cancha, salvó ayer los muebles del naufragio en el que zozobraba Rusia por un gran error del portero Igor Akienfeev y selló un emocionante 1-1 en el duelo frente a Corea del Sur en la Arena Pantanal.

Coreanos y rusos protagonizaron uno de los más emocionantes encuentros del Mundial, sin trabas en la mitad, con una velocidad constate y múltiples jugadas de gol que hasta los 60 minutos había repartido elogios por las intervenciones de los guardametas Sung Ryong Jung y Akienfeev.

A los 68 minutos, un remate de Keun-ho Lee, clareó a Akinfeev, a quien el balón se le escurrió entre las manos.

Kerzhakov anotó el del empate tres minutos después de entrar de cambio.- EFE




Volver arriba