Concacaf poderosa

Tres de sus equipos en la disputa de los octavos de final

2_280614p2precedentephoto01

Como confederación, la Concacaf agrupa a 41 asociaciones, desde Canadá hasta la Guayana Francesa, así como varias islas caribeñas como las Turcas y Caicos. Desde fuera de su ámbito, la percepción generalizada es que su fútbol es rudimentario, que sus eliminatorias mundialistas son un chiste. Y, ciertamente, hay selecciones demasiado débiles, que hacen que para México y Estados Unidos -las potencias tradicionales de la región- clasificarse a la Copa del Mundo sea casi un trámite, por más que a los mexicanos se les complicó la tarea en esta ocasión.

Pero pídale a Juergen Klinsmann, técnico de Estados Unidos, que le cuente su experiencia desde que en 2011 asumió las riendas de esa selección.

Klinsmann mencionó las enormes diferencias que se pueden encontrar en cada país, con condiciones climáticas de extremo calor o hasta nieve, y canchas que a veces son potreros.

“Ganarle a Honduras o Costa Rica dejó de ser fácil, no se puede”, declaró Klinsmann. “Te dan una verdadera pelea y por lo tanto creo que es una señal positiva para la Concacaf”.

En este Mundial se temía el peor escenario para la

Concacaf, que sus cuatro representantes -Estados Unidos, México, Costa Rica y Honduras- se despidieran temprano.

Pero solamente Honduras ya se embarcó de vuelta a casa y se ha producido otra situación, inédita: tres selecciones de la región se encuentran en la segunda ronda.

¿Llegó la hora de tomar más en serio a la Concacaf? ¿Se merece una plaza directa adicional, en lugar de pelear en un repechaje contra equipos de otras confederaciones?

“Por ahí merecemos el mismo trato que se le da a las confederaciones de Sudamérica y de Europa, porque la Concacaf está haciendo bien la labor, está trabajando bien”, consideró Miguel Herrera, técnico de México. “Hoy, la Concacaf está levantando la mano con solidez, vinimos cuatro, y tres están ahí para para la siguiente ronda. A nuestra área también se le debe ver con buenos ojos”.

México es el ejemplo ideal para medir lo competitiva y dramática que fue la pasada eliminatoria.

Por diversos motivos, el equipo no cuajó bajo la dirección de José Manuel de la Torre, empató tres veces de local, y hasta perdió por primera vez ante Honduras en su Estadio Azteca. Debió buscar el boleto mundialista en un repechaje ante Nueva Zelanda.

Los tres que siguen en carrera en Brasil ahora intentan emular la última vez que una selección de la región figuró entre los ochos mejores.

Panorama gris

Las vallas que enfrentan son todas europeas: Holanda para México; Grecia para Costa Rica, y Bélgica para Estados Unidos.

La última vez que uno accedió a cuartos fue tras un duelo fratricida en Corea-Japón 2002, cuando Estados Unidos venció 2-0 a México en Jeonju.

México también alcanzó la fase de cuartos en las ediciones 1970 y 1986, ambas ocasiones como anfitrión.

El mejor resultado histórico se remonta a la primera edición, cuando Estados Unidos perdió 6-1 ante Argentina en las semifinales de Uruguay 1930.

“Es importante que las selecciones de la región vengan al Mundial y hagan buenos partidos”, enfatizó Keylor Navas, el guardameta de Costa Rica, la selección revelación del torneo tras dominar en su grupo frente a tres ex campeones Mundiales: Italia, Inglaterra y Uruguay.

Los dirigentes de la Concacaf palpitan que este desempeño puede darle fuerza al argumento para una cuarta plaza garantizada en Rusia 2018, lo cual debe discutirse entre septiembre y diciembre próximos.- AP

“Hoy, la Concacaf está levantando la mano con solidez”

Miguel Herrera

Técnico de la selección mexicana




Volver arriba