Como una final

La Máquina sigue sin ganar en casa en el Apertura; el América, dos años sin celebrar en

Brasil y Alemania, las dos selecciones con los mejores números en toda la historia de los Mundiales, se verán las caras en una semifinal que, por las estadísticas, podría ser perfectamente una gran final.

Para empezar, germanos y sudamericanos son los equipos que más partidos han disputado en la Copa del Mundo.

Brasil ha jugado 102 desde el primero que tuvo el 14 de julio de 1930.

Se estrenó frente a Yugoslavia con derrota de 2-1 y su duelo más reciente fue el sábado contra Colombia.

Por su parte, Alemania, que participó en todos los Mundiales a excepción de Uruguay 1930 y Brasil 1950, ha jugado dos encuentros más que sus rivales hasta alcanzar la cifra de 104 choques. Su estreno, el 31 de mayo de 1934, se saldó con una victoria sobre Suecia, 2-1, con dos dianas de Karl Hohmann. Con menos partidos disputados, de las dos selecciones, es Brasil la que más encuentros ha ganado. En total, suma 70 victorias por 64 del cuadro teutón.

Alemania es un modelo del equilibrio, mientras que Brasil se quedó sin Neymar, quien se perderá el resto del torneo tras fracturarse una vértebra.

Defectos y virtudes

Todo parece conjuntarse para que Alemania acabe su sequía de títulos, la cual se remonta a la Euro de 1996.

Así es, han transcurrido 18 años. Ahora se mide contra la selección más laureada de los mundiales.

A favor tiene: 1. la calidad del polifuncional Thomas Muller, quien suma cuatro tantos. 2. Mientras todo el mundo se encandila con las atajadas providenciales de Keylor Navas y Guillermo Ochoa, vale la pena darle más atención a la prestancia del portero Manuel Neuer, siempre bien ubicado en el área y el primer hombre que proyecta la salida del equipo. 3. La mejor versión de Alemania se dio cuando Sami Khedira, Toni Kroos y Bastian Schweinsteiger trasladaron la pelota en el medio campo durante la victoria 1-0 ante Francia en cuartos de final. 4. Los alemanes lideran los renglones de pases completados (82% de efectividad) y posesión (media de 61%).

En contra tiene: 1. En contra: Philipp Lahm, ¿lateral o volante? El técnico Joachim Low debería dejarse de experimentos y ponerlo en la banda derecha, como hizo ante Francia. 2. Mesut Ozil no ha hecho nada fuera del otro mundo hasta ahora.

Brasil tiene a favor: 1. Contra vía de su tradición, la defensa es el punto fuerte, con la dupla de centrales conformada por Thiago Silva, quien no jugará, y David Luiz. 2. Cuestionado previo al torneo por disputar la última temporada en la MLS, el portero Julio César ha respondido con sobriedad en el torneo. 3. El aliento de los aficionados motiva al “Scratch a no desistir.

En contra: 1. La selección brasileña más bronca. ¿Cómo así? Los locales lideran en faltas cometidas con 96, dos más que Costa Rica. Y están empatados con los ticos en tarjetas amarillas recibidas (10). Pero también es el equipo que más faltas ha recibido (95). En contra: Para el gol, el técnico Luiz Felipe Scolari prácticamente dependía de Neymar, quien había anotado cuatro. Hulk y Fred, los otros atacantes, están como decoración. Tres de los goles han sido de factura de los defensas, Luiz (2) y Silva (1). Y Silva se perderá la semifinal por amonestación. Pero Scolari tiene como reemplazo a Dante, del Bayern Múnich.

Respeto y nada más

Scolari dijo que, aunque hay que “respetar todo de Alemania”, no cambiará su forma de jugar.

“Tenemos que respetar todo de Alemania, por la forma que juega. Pero no podemos cambiar la manera de jugar. Tenemos una manera definida y con ello debemos crear dificultades al rival”, señaló.

“Tenemos un patrón de juego y eso es lo que nos ha llevado aquí. Respetamos, pero nos haremos también respetar”, dijo Scolari en la conferencia de prensa oficial la víspera del encuentro.

Scolari destacó el “gran equilibrio en todos sus sectores” del conjunto que dirige Joachim Low.

“Es una selección equilibrada, defensivamente y en ataque. Es un gran equipo y no se puede pensar en una situación de tranquilidad. No hay que olvidar que lleva seis años preparando la Copa, con un buen balance y un gran trabajo de equipo. Hay que respetar enormemente a esta selección”, apuntó.

Scolari recordó los últimos enfrentamientos con Alemania. “Nos vimos en 2002 -final del Mundial- y, con Portugal, en 2006 por el tercer puesto, y en 2008″.

“Ahora estamos con Brasil. Será un partido muy difícil y ha habido que luchar mucho para llegar a semifinales. Se han quedado en el camino selecciones que han sido campeonas del mundo. Tenemos un objetivo que es jugar la final en casa”.

El técnico le restó importancia al hecho de que Brasil pueda no ser favorito contra Alemania, tras sufrir la baja de Neymar.

“Desde el inicio trabajamos igual. Hemos intentado superar las dificultades y deficiencias. Y eso va a seguir. Tenemos otro partido. Una eliminatoria en la que nos tenemos que superar para seguir. Uno de los mejores jugadores del mundo no va a estar presente”, añadió.

Low no acepta la etiqueta de favorito

Joachim Low rechazó la condición de favorito que le otorgan a su equipo. “Favorito no, seguro. La ausencia de Neymar o Thiago Silva puede dar ventaja, inicialmente, a Alemania. Pero no podemos pensar que Brasil va a regalar un partido ante Alemania. Siempre ha dado la cara”.

“Nos ha ocurrido con equipos que habían perdido grandes jugadores. Ellos van a pujar por ser favoritos y están en su país y esa condición no la van a perder, seguro. Es mi opinión”, expuso el preparador germano.

“No sé quién nos considera favoritos. Una semifinal es especial. Aquí hay dos europeos con dos sudamericanos que luchan por la copa. Creo que tenemos nuestras oportunidades”.- EFE y AP




Volver arriba