Caída que costaría la presidencia

La apuesta de Dilma Rousseff resultó fallida

La presidenta brasileña Dilma Rousseff, quien se enfrentará a elecciones en octubre, y que muchos creen podrían ser más duras por culpa de la derrota del equipo amazónico y su mala actuación, animó a la nación en Twitter.

“Al igual que muchos brasileños, estoy muy, muy triste por esta derrota”, escribió. “Me siento mal por todos nosotros. Por los aficionados y por nuestros jugadores, pero no debemos hundirnos, Brasil debe levantarse, sacudirse el polvo y llegar a la cima”.

La otra cara

Brasil gastó miles de millones de dólares preparando la justa mundial, un gasto que durante el último año, provocó intensas protestas en contra de la celebración de la Copa del Mundo. Los miles manifestantes se quejaban del mucho dinero que se le destinó al fútbol cuando sus servicios públicos eran por mucho lamentables.

Pocos creen que la sangrante derrota de Brasil desencadene nuevas protestas, pero seguro va a dejar a la nación con un mal sabor de boca. Muchos ya se habían cuestionado si eran dignos de celebrar el Mundial, un mal presagio para Rousseff ahora que ella vuelve a mirar a nuevas elecciones.

“Espero que esto pueda hacer que la gente despierte y empiece a pensar con la cabeza y no con sus emociones y que la gente traduzca la ira que está sintiendo en las urnas”, dijo Antonio Hipólito, quien trabaja en una librería en una parte rica de Río, pero vive en un barrio pobre y alejado del lujo.

“El fútbol es sólo una ilusión y tenemos que despertar a la realidad”, dijo el comerciante brasileño.- AP

del día

Millones de tuits fueron mandados durante la derrota de Brasil.




Volver arriba