Brasil quiere salvar al armadillo, su mascota del mundial

1 / 2




BRASILIA (AP).— El armadillo bola que inspiró a “Fuleco“, mascota oficial del Mundial de fútbol de este año, será objeto de un plan de preservación para salvarlo de la extinción, informó el martes el gobierno.

El animal, cuyo nombre alude a su capacidad de encerrarse en su caparazón hasta formar una bola para protegerse, figura en la lista roja de especies amenazadas de extinción del Ministerio del Medio Ambiente.

Según el ministerio, el estatal Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad, responsable de los parques nacionales, debe tener listo el plan para proteger el armadillo bola a fin de este año, con acciones para asegurar su preservación.

“Este animal inspiró a la mascota del próximo Mundial de fútbol en Brasil y corre serio riesgo de desaparecer de la naturaleza”, advirtió el ambientalista Rodrigo Castro, secretario general de la no gubernamental Asociación Caatinga, que en 2012 lanzó el Projeto Tatu-bola (proyecto armadillo-bola) en defensa del animal amenazado de extinción junto con la organización ambientalista The Nature Conservancy.

Según Castro, si no se hace nada el armadillo bola desaparecerá en los próximos 50 años. Solo en la última década, dijo el activista, 30% de la población fue diezmada víctima de la deforestación y cacería en los ecosistemas brasileños conocidos como caatinga y cerrado, que se extienden por el centro y noreste del país.

Brasil cuenta con 44 planes de conservación de especies amenazadas en todas las regiones del país y en los diferentes ecosistemas.

“Nos interesa atacar todas las presiones que llevan a cada especie estar en riesgo de extinción. Por eso la meta ahora es hacer planes territoriales” de protección, explicó Marcelo Marcelino de Oliveira, director de Investigación, Evaluación y Monitoreo de la Biodiversidad del Instituto Chico Mendes.




Volver arriba