Bélgica triunfa, pero no brilla

Un gol de Divock Origi sentencia el apretado partido

Kevin De Bruyne, de Bélgica, intenta avanzar entre los rusos Sergey Ignashevich y Denis Glushakov, ayer en la victoria de los belgas 1-0
1 / 3


Kevin De Bruyne, de Bélgica, intenta avanzar entre los rusos Sergey Ignashevich y Denis Glushakov, ayer en la victoria de los belgas 1-0
Toby Alderweireld prueba de zurda ante la portería de Igor Akinfeev. A la izquierda, el argelino Islam Slimani intenta tirar entre dos rivales


Un vendaval ofensivo en los últimos cinco minutos le dio ayer a Bélgica la victoria 1-0 contra Rusia y la clasificación a los octavos de final de la Copa del Mundo.

Un gol de Divock Origi a los 88 minutos desatascó un partido que olía a empate y en el que Rusia tuvo las ocasiones más claras. La victoria se fraguó con la entrada de Kevin Mirallas en sustitución de Dries Mertens.

En los 15 minutos finales, Mirallas estrelló un tiro libre directo en el palo. Después rompió la defensa para encontrar a Eden Hazard, que asistió dentro del área al ariete de 19 años para el gol.

“No puedo explicar muy bien lo que pasó al final. No jugamos un buen partido, sólo los últimos 10 minutos. Pero las sustituciones nos dieron frescura y la defensa rusa estaba muy cansada”, dijo Hazard. “Fue un partido muy complicado, estamos contentos con el resultado que sacamos y la clasificación”.

El resultado, en un abarrotado estadio de Maracaná, dejó a Bélgica en la punta del Grupo H con seis puntos, mientras la Rusia de Fabio Capello suma una unidad. “Creo que podemos clasificar”, consideró Capello.

El técnico italiano demostró que aún sabe atar en corto a equipos que ejercen el dominio de la pelota. Bélgica lo hizo durante buena parte de la primera mitad sin éxito. Y pudo marcharse con la portería a cero al descanso.

Cuando morían los primeros 45 minutos, un gran centro de Denis Glushakov desde la izquierda encontró libre de marca al artillero Alexander Kokorin, incrustado entre los dos centrales, quien remató desviado con todo a favor.

Previamente, Thibaut Courtois tapó un excelente disparo de Victor Fayzulin desde la frontal.

Con la presencia del rey belga Felipe en el palco de Maracaná, Bélgica llevaba el peso del partido. Pero no veía puerta. Kevin de Bruyne condujo magistralmente una diagonal desde su propia cancha y abrió a Dries Mertens, pero su centro desde la derecha no encontró al artillero Romelu Lukaku en el área.Antes del descanso, Bélgica perdió, aparentemente por una lesión muscular, a su central Thomas Vermaelen, que fue sustituido por Jan Vertonghen.

Rusia salió con todo en busca del gol en la segunda parte. Marc Wilmots retiró a un desafortunado Lukaku y dio entrada a Origi buscando más dinamita en la punta. Mientras que Hazard empezó a alternar la banda derecha con la izquierda sin demasiada profundidad.

El numeroso público brasileño, molesto con el espectáculo, empezó a silbar cada vez que los equipos paraban a refrescarse o estirar los músculos. Daba la impresión que ambos estaban de acuerdo en firmar tablas.

“Los cambios han funcionado y eso es lo más importante”, admitió Wilmots, cuyo equipo también remontó a Argelia en la primera fecha tras las sustituciones. “Fue un partido físico, muy intenso”, confirmó.

Mirallas estrelló en el palo un tiro libre. Y después combinó con Hazard. La asistencia dentro del área fue rematada por Origi.

“Es un jugador relativamente desconocido”, dijo Wilmots sobre Origi, artillero del Lille francés. “Es joven, pero disciplinado y muy rápido”.

Argelia, contudente

Islam Slimani anotó un gol y dio los pases para otros dos, y una contundente Argelia venció 4-2 a Corea del Sur para convertirse en el primer equipo africano que marca cuatro tantos en un partido de Copa del Mundo.

El resultado también le dio al equipo del Magreb su primera victoria mundialista desde 1982, y lo ubicó en el segundo lugar del Grupo H a falta de su último partido de grupos contra Rusia.

Argelia decidió el partido en un corto tramo de la primera parte. En un balón largo, Slimani superó en una veloz carrera a dos defensores surcoreanos y definió por encima del portero Jung Sung-ryong a los 26 minutos.

Aún no habían acabado las celebraciones cuando Rafik Halliche cabeceó a los 28 para el segundo tanto.

“El primer tiempo fue casi perfecto”, dijo el técnico de Argelia, Vahid Halilhodzic. “Me gustaría dedicarle esta victoria a los aficionados y el pueblo de Argelia que han estado esperando esto por muchos, muchos años”.

“Nuestra defensa no estuvo tan bien como debería”, concedió el técnico surcoreano Hong Myung-bo.- AP




Volver arriba