Argentina tiene ángel

Di María y Messi impulsan al cuadro albiceleste

Angel di María sacó un conejo del sombrero que le ofreció el mago Lionel Messi y Argentina avanzó a los cuartos de final del Mundial. Una galopada genial de Messi derivó en el gol de Di María antes del final de los tiempos extra, que le permitió a la albiceleste obtener el triunfo 1-0 sobre Suiza.

“Dimos la vida, sabíamos que todas las eliminatorias están siendo igual”, dijo el extremo del Real Madrid, autor del gol a los 118 minutos.

Di María definió con un remate cruzado y al poste después de una sensacional jugada de Messi, que avanzó con el balón desde tres cuartos de cancha, saltó a un defensor y habilitó a su compañero.

“Sabíamos que iba a pasar esto, que no podíamos perder”, señaló Di María. “Dejamos el alma en la cancha, dimos la vida en cada pelota y nos vamos como vencedores porque creo que hicimos las cosas muy bien”.

Suiza estuvo a punto de igualar en el último minuto, cuando Blerim Dzemaili estrelló un cabezazo en el poste y, en el rebote, mandó la pelota afuera con la rodilla.

Después, Di Maria pudo aumentar cuando disparó desviado apenas pasada la media cancha, aprovechando que el arco estaba sin custodia porque Diego Benaglio se mezcló con sus atacantes.

“Argentina es mucho más que Messi, tienes a gente como Di María, (Ezequiel) Lavezzi, (Javier) Mascherano”, observó el timonel de Suiza, Ottmar Hitzfeld, que dirigió su último partido con la selección.

Los argentinos vivieron angustias y pesares en el primer tiempo y se recuperaron en el complemento.

Incluso pudieron haber explotado de placer cuando Diego Benaglio ahogó el gol cerca del final ante un remate de Messi, quien en general estuvo bien marcado en zona.

Apuros albicelestes

Argentina hizo gala de su toque buscando huecos

pero su trinchera ofreció una débil resistencia, ante una Suiza que apostó al contragolpe y aprovechó los tentadores espacios que le dejó una vacilante defensa, en la que Federico Fernández volvió a hacer agua.

Fernando Gago y Mascherano se vieron desbordados en el centro, y en ataque el equipo solo dependió de la inspiración de Messi.

Los albiceleste controlaron la pelota, pero varias veces se les apareció el fantasma de la derrota, como ocurrió al filo de la media hora cuando Xherdan Shaqiri metió un centro atrás y el remate de Granit Xhaka fue tapado por Sergio Romero con un pie.

Suiza cedió la iniciativa pero no las ganas de atacar en otro contragolpe hizo temblar a los argentinos cuando Josip Drimic escapó sin marca alguna por la izquierda, y solo frente al arco se la tiró a las manos de Romero.

Argentina intentó con un disparo de Messi que fue a las manos de Benaglio, con un cabezazo de Gonzalo Higuaín sobre el travesaño y un remate de Marcos Rojo, que se topó conel arquero.- AP

“Fue un gol muy importante… es algo muy lindo y lo voy a recordar siempre”.

Ángel di María

Volante argentino




Volver arriba