Alemania sobrevive

Argelia lleva al límite al cuadro germano, que se impone con lo justo en tiempos extras

El portero alemán Manuel Neuer despeja el balón con los puños ante el argelino Rafik Halliche, ayer en el Estadio Beira Río en Porto Alegre

PORTO ALEGRE (AP).- Alemania sufrió lo indecible para doblegar 2-1 a Argelia con un par de goles en la prórroga y avanzó a los cuartos de final de la Copa del Mundo.

Un maravilloso tanto de Andre Schuerrle, que remató prácticamente de tacón, nada más comenzar el alargue, y otro de Mesut Ozil al final dieron el triunfo a la selección alemana, que se medirá a Francia en un gran duelo europeo.

Abdelmoumene Djabou logró el gol para Argelia en el último minuto de los tiempos extra.

“Fue un triunfo de la fuerza de voluntad”, expresó el técnico alemán Joachim Low.

“Tuvimos muchos problemas en el primer tiempo para organizar nuestro juego. Cometimos errores de principiante, que abrieron la puerta a los contragolpes de nuestro adversario”.

Alemania volvió a apostar por un once sin delantero de referencia y el lateral Philip Lahm ejerciendo de mediocampista.

Sin el central titular Mats Hummels, afectado por un proceso gripal, la línea defensiva alemana jugó extremadamente adelantada.

Los espacios fueron muy bien aprovechados por los rápidos volantes de Argelia en los primeros 45 minutos, obligando al arquero Manuel Neuer a salir hasta cuatro veces del área para despejar el peligro.

Sin contundencia

Por juego y ocasiones, las dos selecciones bien pudieron convertir entre tres y cuatro goles cada una. Pero los arqueros y algunos remates imprecisos dejaron el resultado en 0-0 al término del tiempo reglamentario.

La igualdad se rompió a los 90 segundos de comenzar la prórroga. Thomas Muller encontró en el área a Schuerrle, quien, en un maravilloso gesto técnico, remató de tacón cruzando la pierna. El balón salió mordido y el inesperado bote ayudó a superar al portero Rais Mbolhi.

Argelia se fue por el empate. Un mal despeje de Sami Khedira a la salida de un tiro de esquina dejó la pelota a los pies de Mehdi Mostefa. Pero su disparo dentro del área no encontró portería.

En los segundos 15 minutos, Argelia se vino abajo físicamente y Alemania tuvo varias oportunidades para convertir el segundo.

En una de ellas, Ozil recogió un rechace a tiro de Schuerrle dentro del área y dio el gol de la tranquilidad.

En el tiempo de descuento, Djabou, que entró en la prórroga, logró el gol del honor al rematar un centro de Sofiane Feghouli a segundo palo.

“Éramos conscientes de la fuerza de nuestros adversarios, que, de hecho, nos han complicado mucho la vida”, dijo Lahm. “En el alargue salió nuestra experiencia”.

“Hubiera preferido ganar en los 90 minutos reglamentarios, dado que el próximo compromiso (con Francia) es muy difícil”, admitió el capitán alemán.

Encuentra en nuestro sitio especial de la Copa del Mundo el análisis de la jornada en el Diario del Mundial.




Volver arriba