África, a enseñar su mejor rostro

África, a enseñar su mejor rostro

Nigeria y Argelia van por un boleto que sería histórico

El técnico de Nigeria Stephen Keshi acababa de rechazar otra pregunta acerca de los pagos de bonos a sus jugadores, cuando se secó la frente, se inclinó hacia adelante y disparó una de sus propias preguntas de nuevo.

“¿Puedo preguntarle si usted trabaja con la CIA?”, preguntó, provocando la risa de los presentes. Cuando se trata de los equipos africanos en el Mundial, el fútbol ha sido a menudo colocado en un segundo plano en Brasil.

Amenazas de huelga por disputas de bonificaciones. Las explosiones de bombas en la propia Nigeria. Intervenciones presidenciales. Y varios incidentes desagradables en el propio campo, donde un jugador de Camerún propinó un cabezazo a su compañero de equipo.

Además, dos jugadores de Ghana fueron suspendidos por los ataques físicos y verbales a directivos de la delegación. Sin embargo, el de Brasil ha sido el mejor Mundial de Africa en la historia, pues dos de sus representantes -el actual campeón continental Nigeria y Argelia- pasaron a octavos, algo que jamás había ocurrido.

Nigeria se mide contra Francia y Argelia se topará con Alemania. En el caso de que ambos ganen, habrá un inédito choque entre países africanos en cuartos de final en Brasil y el continente africano tendrá un semifinalista por primera vez.

“Espero que Nigeria y Argelia sigan llenando de orgullo a África”, dijo Keshi. “Sería una Copa Mundial grandiosa”.Muchos restan importancia a los incidentes fuera del terreno de juego. “En África esto pasa siempre. Están acostumbrados”, afirma el técnico de Francia Didier Deschamps. “Si pasase con un equipo europeo, sería algo grave. Pero para ellos estas cosas no son inusuales. Ya ha pasado antes”. El malestar de los jugadores porque no les abonan bonificaciones afecta a varios equipos. El presidente de Ghana tuvo que enviar 3 millones de dólares en efectivo en avión a Brasilia para garantizar que el equipo no boicotease un partido contra Portugal en la primera fase. Camerún se negó a viajar hasta que se resolvió una disputa monetaria. Más recientemente, un entuerto en torno al pago de 2 millones de dólares habría sido la causa por la que se suspendió un entrenamiento de Nigeria y su presidente Goodluck Johathan tuvo que intervenir a larga distancia. De aquí la andanada de preguntas sobre el tema que se le hicieron el domingo a Keshi. “No fue un problema en cuanto al monto” de los premios, dijo Keshi. “Eso es algo que quisiera resaltar”. Nigeria está brillando a pesar de la tragedia que registró el país. Al día siguiente del debut estalló una bomba en un sitio donde se observaba el partido en Damaturu, al noreste de Nigeria, y 14 personas murieron. La semana pasada estalló otra bomba en un centro comercial en Abuja, la capital, que mató a 24 personas. “Ha sido una tragedia. Pero nosotros estamos aquí y tenemos un trabajo por delante”, expresó el mediocampista John Obi Mikel. “No podemos dejar que nos afecten las cosas que están sucediendo en el país. El fútbol une a todos en Nigeria”.




Volver arriba