Tim Lincecum quiere más sin hits

El lanzador de los Gigantes continúa siendo de temer

Tim Lincecum es felicitado por sus compañeros luego del "no-hitter"

Los días de dominio total que ejercía Tim Lincecum podrían ser cosa del pasado, pero eso no significa que no pueda dar destellos del fenómeno que solía ser… en especial frente a San Diego.

Lincecum lanzó anteayer su segundo sin hit frente a los Padres en menos de un año, para que los Gigantes de San Francisco ganen 4-0.

“Siempre he sido un tipo que tratará de ir en pos del ponche”, dijo Lincecum. “Creo que cuando lancé mi primer sin hit tenía 13 años, así que estoy buscando esos un poco más seguido”.

Lincecum (6-5) nulificó totalmente al equipo con los bates más débiles de las Grandes Ligas, al que le recetó seis ponches y solamente otorgó un boleto.

“No hay ningún secreto. Su efectividad fue sobresaliente”, reconoció Bud Black, piloto de los Padres.

El serpentinero derecho de 30 años envió 113 lanzamientos, 35 menos de los que necesitó el pasado 13 de julio en su primer partido sin hit.

Lincecum se convirtió en el segundo pitcher en la historia de las Grandes Ligas en nulificar dos veces al mismo equipo. Addie Joss lo hizo con Cleveland frente a los Medias Blancas de Chicago en 1908, y de nuevo en 1910.

Lanzó el “no-hitter” número 16 en la historia de la franquicia. Sólo otro serpentinero ha logrado dos: Christy Mathewson, para los Gigantes, en ese entonces de Nueva York, hace 100 años.

A la posteridad

Lincecum se unió a Sandy Koufax, Randy Johnson y Roy Halladay como los únicos con dos premios Cy Young y dos sin hit. Y para endulzar más las cosas, incluso bateó dos imparables.

Fue el tercer sin hit en esta temporada. Josh Beckett y Clayton Kershaw, de los Dodgers, lograron uno cada uno.

También tuvieron buena noche las Rayas y David Price, quien hizo abanicar a 11 para convertirse en el primer pitcher en 10 años en ponchar al menos 10 en cinco salidas consecutivas, en partido en que Tampa Bay derrotó 5-1 a los Piratas de Pittsburgh.

El último en lograrlo fue el venezolano Johan Santana para Minnesota, en 2004. Price estableció marca en ponches de la franquicia en un mes, con 54.- AP




Volver arriba