Rinden merecido tributo

Rinden merecido tributo

Nieto de Conrado Marrero recuerda al fallecido pítcher

El pequeño altar que levantaron en honor al fallecido pitcher Conrado Marrero, en su casa de La Habana

Su nieto le preparó un pequeño pero emotivo altar en su propia casa: una foto en blanco y negro, una camiseta de beisbolista con su apellido y flores blancas. Allí reposaban también las cenizas de Conrado Marrero, el legendario pítcher cubano que falleció a los 102 años de edad.

“El creó un mito”, dijo Rogelio Marrero, nieto del ex pelotero y quien vivía con su abuelo en un departamento de La Habana, Cuba.

“Era un hombre muy carismático, surgió de guajiro (campesino) y llenaba estadio enteros. Tenía una gran popularidad, él se paraba en una esquina y todos lo llamaban ‘Marrero’ y se ponía a hablar de pelota con la gente”, afirmó Rogelio.

Marrero se abrió paso en las Grandes Ligas en la década de los 50, pese a ser un hombre de baja estatura. Pudo destacarse en el montículo gracias a su control y picardía, la misma que luego lo acompañó en toda su vida.

El pequeño altar fue visitado por familiares, autoridades cubanas y aficionados a la pelota caliente, pues decidieron no hacerle un funeral formal.- AP




Volver arriba