Los Cardenales rayan la perfección

Los Cardenales rayan la perfección

¿Sangre fría o azar?

Los Cardenales de San Luis aseguran que su bateo oportuno obedece a factores que se ciñen a cumplir sus turnos con una eficacia pasmosa.

El primer año en el que empezó la tabulación de la estadística de corredores en posición de anotar fue 1974. Hasta la pasada temporada, los Tigres de Detroit de 2007 eran los dueños del récord más alto en esa coyuntura, con .311.

Pero Yadier Molina, Matt Holliday, Carlos Beltrán, Matt Carpenter y Allen Craig se encargaron de pulverizarlo durante 2013, con un asombroso rendimiento. Rumbo a su segunda Serie Mundial en tres años, San Luis registró promedio colectivo de .330 con hombres en segunda y tercera base.

Para medir la dimensión del récord, hay que fijarse en que le sacaron 59 puntos porcentuales a las Rocas de Colorado, el segundo mejor equipo en la Liga Nacional en ese renglón. Una brecha sencillamente absurda.

¿Podrán repetir semejante oportunismo en 2014?

“Estadísticamente no es sostenible”, advirtió el gerente de los Cardenales John Mozeliak.

Recientemente, Holliday procuró explicar con términos sencillos la razón del éxito: “Vas al plato en busca de un buen turno al bate, no apurado con la intención dar un jonrón de tres carreras. Tienes que ser paciente y saber que hay un compañero detrás tuyo que también puede traerlos”.

Amansados en seis juegos por el demoledor despliegue de David Ortiz, San Luis sucumbió ante los Medias Rojas de Boston en el Clásico de Otoño.

Comienzan esta campaña como el equipo a vencer en su circuito y lucen más fuertes, pese a que el costo de su nómina tendrá un descenso de alrededor de 15 millones de dólares.

EL EQUIPO PERFECTO:

Sin dilación, Mozeliak buscó una solución a la principal debilidad del equipo: un torpedero estable.

Y lo encontraron en el agente libre Jhonny Peralta, al adquirirle por cuatro años y 53 millones. No le dieron bola al hecho que el dominicano de 31 años purgó una suspensión de 50 juegos por dopaje, al verse involucrado en el escándalo de la clínica Biogenesis.

Defensivamente, Peralta cumple con los deberes básicos. Al bate, sin embargo, está muy por encima de Pete Kozma y Daniel Descalso, quienes se alternaron en el puesto el año pasado.

Peralta promedia 16 jonrones desde 2007 y será uno de los cinco jugadores en el orden ofensivo que sobrepasaron los .350 en embasado la pasada campaña.

Molina le abrió las puertas de par en par: “Es un excelente bateador, bueno en defensa. Nos será de mucha ayuda”, dijo el cátcher puertorriqueño.

Aparte de la llegada de Peralta, además de dejar partir a Beltrán en la agencia libre, San Luis importó de los Angelinos a Peter Bourjos como su nuevo jardinero central en un canje por el tercera base David Freese, el Más Valioso de la Serie Mundial 2011. Carpenter pasa a la antesala, su posición natural y le dejó la intermedia a Kolten Wong.

La amargura de perder en una Serie de Mundial es el tipo de experiencia que automáticamente propicia proferir la frase “hay que voltear la página”.

Pero el mánager Mike Matheny cree que deben tenerla presente durante la campaña que se avecina, que sirva como incentivo al afrontar el desafío de mantener a raya a Rojos y Piratas en la División Central.

“El pasado es nuestro mejor maestro”, dijo Matheny, quien emprende su segunda campaña al mando de la cueva.

LO QUE DEBE SALIR BIEN:

Semanas antes de concentrarse para la pretemporada en Florida, Matheny conversó con Molina y Carpenter para instarles a que se propongan superar lo que hicieron en 2013, individualmente la mejor temporada que han tenido en las mayores.

Fijo en una posición, Carpenter lideró la liga con 199 hits, 55 dobles y 126 remolcadas. Además, como primer bate, acumuló un OPS (embasado y slugging) de .873.

Molina es sinónimo de excelencia defensiva, el mejor receptor de las mayores sin discusión. Pero viene de una campaña en la que sacudió el madero como nunca, metiendo su nombre en las tertulias sobre el Más Valioso (quedó tercero en la votación). Acabó con promedio de .319 y un OPS de .836, pese a que una molestia en la rodilla le afectó en la segunda mitad.

No se puede pasar por alto el superávit de talento en su rotación, comandada por Adam Wainwright (segundo por el Cy Young). Con 32 años, Wainwright es el viejito, seguido por Lance Lynn (26), Joe Kelly (25), Shelby Miller (23) y Michael Wacha (22). Miller se anotó 15 victorias como novato, pero lo limitaron a un inning para cuidarle el brazo tras lanzar 176 innings. No pasó nada, ya que apareció el también novato Wacha, quien se perdió un juego sin hits con dos outs en septiembre y luego ganó cuatro de sus cinco aperturas de postemporadas. Y el dominicano Carlos Martínez (22) también está tocando la puerta.

El bullpen solía ser incógnita, pero ahora es una fortaleza. Sus relevistas contabilizaron una efectividad de 1.82 el año pasado. Jason Motte fue el líder de rescates de la liga en 2012, pero ahora le toca ser el encargado del octavo inning tras una cirugía en el codo. Trevor Rosenthal asumió el puesto a mediados de septiembre, cuando el venezolano Edward Mujica flaqueó, y acabó con una media de 12.9 ponches cada innings. Mientras aguarda un puesto en la rotación, Martínez lanzará en el séptimo, con Sethe Manness, Kevin Siegrist y Randy Choate como piezas suplementarias.

EL PEOR ESCENARIO:

Fueron el segundo peor equipo de la Nacional en jonrones con 125, apenas por delante de San Francisco y Miami. Y se les fueron los 24 que conectó Beltrán, el líder del club. El inicialista Matt Adams (17 jonrones) tiene el poder para contribuir más y posiblemente a mitad de temporada llegue el ascenso del dominicano Oscar Taveras, considerado como el mejor prospecto ofensivo.

Wong recibirá todo el apoyo para ganarse su puesto, pero los Cardenales contrataron al veterano Mark Ellis por si hay problemas en la intermedia.




Volver arriba