Las lesiones ponen en jaque a los Rangers

Los Rangers de Texas son un equipo que se muere de ganas para que acaben los entrenamientos de primavera y que arranque la temporada regular.

Nadie es inmune a las lesiones, pero lo ocurrido a los Rangers al umbral de la campaña de 2014 se pasó de cruel. En un lapso de tres días, el reporte de bajas incluyó a tres titulares, incluyendo al as de la rotación.

Yu Darvish, segundo en la votación del Cy Young 2013 de la Liga Americana, fue descartado de su apertura en el día inaugural de la campaña por rigidez en el cuello.

También perdieron al receptor puertorriqueño Geovany Soto (12 semanas por el desgarro de un menisco de la rodilla derecha) y al prometedor segunda base Jurickson Profar (10 semanas por un desgarro en el hombro derecho).

Y aún hay más. El abridor zurdo Derek Holland, quien el año pasado cumplió con sus 33 aperturas previstas, no estará en condiciones de lanzar hasta alrededor del Juego de Estrellas luego que sufrió una lesión en la rodilla izquierda. La culpa fue de Wrigley, su perro boxer, que al subirse por las escaleras de la casa provocó que Holland se cayera.

A su vez, el también abridor Matt Harrison, quien se operó la espalda dos veces el año pasado, no podrá debutar hasta fines de abril.

Se suponía que el dominicano Neftalí Féliz sería el cerrador, pero no mostró la velocidad acostumbrada durante la pretemporada y comenzará la campaña en las Menores. Féliz había reaparecido a fines del año pasado tras una cirugía de reconstrucción del codo. El encargado del noveno inning será el mexicano Joakim Soria, otro que viene de una operación Tommy John.

En lo que cabe en la categoría de buenas noticias, el torpedero venezolano Elvis Andrus anduvo adolorido en el codo, pero una prueba de resonancia magnética no encontró problemas mayores.

“No esperábamos tantas (lesiones) en este momento”, confesó el gerente general Jon Daniels.

PRINCE Y CHOO:

La seguidilla de noticias infaustas ha disipado todo el entusiasmo generado por las adquisiciones de Prince Fielder y Shin Soo-Choo para revitalizar su ofensiva.

Después de anotar su menor número de carreras (730) en dos décadas y quedar fuera de los playoffs por primera vez en cuatro años, los Rangers se pusieron de acuerdo con Detroit para obtener al primera base Fielder a cambio del intermedista Ian Kinsler.

A Fielder le quedan siete años de contrato con un monto de 168 millones de dólares, de los cuales 30 serán asumidos por los Tigres. Ahora tendrá al lado al tercera base Adrián Beltré, el líder de hits del circuito el año pasado con 199.

“Va a ganar el MVP”, pronosticó el dominicano Beltré. “Le toca su turno. Mi función será protegerlo para que pueda conseguirlo”.

Choo, un jardinero central que sobresalía en la última camada de agentes libres, firmó con los Rangers por siete años y 130 millones. Los Rangers se relamen con tenerlo como primer bate, seguido por Andrus, Fielder, Beltré y el jardinero derecho boricua Alex Ríos Sólo Mike Trout (564) y Miguel Cabrera (562) se embasaron más veces que Choo (556) y Fielder (542) las últimas dos campañas.

LO QUE DEBE SALIR BIEN:

Algunos quieren tirar la toalla, al considerar improbable que una rotación conformada Tanner Scheppers, el venezolano Martín Pérez, Joe Saunders y Robbie Ross y “alguien más” mantenga a flote al equipo mientras aguardan la recuperación de Darvish y los demás.

Atención con Pérez, un zurdo de 22 años que registró foja de 10-6 con 3.62 de efectividad en 20 aperturas. Pero los Atléticos de Oakland, bicampeones de la División Oeste, también andan igual al perder a un par de abridores.

Fielder se puede dar gusto en el Ballpark, el estadio de los Rangers en Arlington. Es un parque con dimensiones que favorecen a bateadores zurdos como él, al tener una corta distancia hacia el muro del jardín derecho. ¿Más de 40 jonrones? Es posible que consiga esa cifra y serán muy necesarios.

La ofensiva estará mejor, al menos no con el nivel que el año pasado sufrió 11 blanqueadas y que en cuatro ocasiones le costó derrotas por 1-0 a Darvish en sus aperturas.

EL PERO ESCENARIO:

Los reemplazos de Soto y Profar no inspiran confianza. J.P. Arencibia era el receptor que se suponía sería una estrella en Toronto, pero nunca despegó y ahora intenta salvar su carrera en Texas. Lució perdido con el bate en la pretemporada, según propias palabras del piloto Ron Washington, quien emprende su octava campaña al mando de los Rangers. Kensuke Tanaka y Josh Wilson suplirán la ausencia de Profar, quien acababa de cumplir 21 años y ansiaba mostrarse luego que la salida de Kinsler le abrió el puesto para que fuera un titular.

Volviendo al tema de los abridores. Del quinteto original que habían conformado, Pérez es el único que estará en el inicio del año. Scheppers y Ross estaban en el bullpen el año pasado. Sus créditos fueron buenos: Schepers brilló como uno de los mejores preparadores, mientras que Ross acumula 123 apariciones los últimos dos años. ¿Y si no dan la talla?- AP



Volver arriba