Máxima grandeza

Brasil espera coronar con su sexto título mundial una historia que se vio truncada hace 64 años

El 16 de julio de 1950, Brasil perdió 2-1 ante Uruguay en el Estadio Maracaná, quedándose en la orilla de su primera Copa del Mundo. Aquel día, Pelé, con apenas 10 años, vio llorar a su padre en medio de la mayor tragedia futbolística de su país y le prometió que él conseguiría el título que se les escapó.

Ocho años después, el 29 de junio de 1958, Pelé lloró, pero de alegría, al cumplir la promesa. Desde entonces, Brasil se convirtió en la mayor potencia del balompié con cuatro conquistas mundiales más. Sin embargo, en el recuerdo de su gente siempre estará el “Maracanazo”, el cual desean olvidar de una vez por todas con un sexto cetro en casa. No obstante, el camino no resultará sencillo, pues para llegar a la final tendrá que tumbar a potencias de su calibre en cada ronda. En octavos de final podría medirse con Holanda, Chile o incluso con el campeón España.

Su primer rival será Croacia, que llegó al Mundial mediante la repesca europea al vencer 2-0 a Islandia. Previamente quedó segunda en el Grupo A con 17 puntos, muy lejos del líder Bélgica (26) y apenas tres unidades arriba de Serbia gracias a una victoria en casa y un empate en gira en sus duelos directos.

Curiosamente, las dudas de brasileños y croatas están en su centro delantero. En el caso de los sudamericanos por las lesiones de Fred y en los croatas por la ausencia de Mario Mandzukic en los primeros dos juegos por suspensión, ya que fue expulsado en su último partido eliminatorio.

Etiquetas: