Mano a mano: los Spurs, descalzos

Los niños triquis se ganan la admiración de los jugadores

Los niños triquis posan con Patty Mills, de los Spurs de San Antonio. En la imagen principal, Tim Duncan se divierte con uno de los pequeños

El argentino Emanuel Ginóbili, el estadounidense Tim Duncan, y el resto de los Spurs de San Antonio jugaron descalzos con niños triquis un día antes de su duelo con los Lobos de Minnesota en la ciudad de México.

Los Spurs y los Lobos protagonizarán hoy en la Arena Ciudad de México, el segundo juego oficial de temporada de regular de la NBA en México.

Los niños triqui, comunidad indígena de Oaxaca y una de las más pobres del país, ganaron en octubre pasado el Torneo Internacional de baloncesto infantil de Córdoba, Argentina, competición en la que algunos de ellos jugaron sin tenis.

Los organizadores invitaron a los niños al entrenamiento de los equipos de la NBA y a la clínica ofrecida por jugadores de San Antonio y Minnesota y, posteriormente, concertaron “un juego” de algunos minutos.

Los jugadores de los Spurs sorprendieron al despojarse de sus zapatos deportivos para estar en igualdad de condiciones ante sus pequeños rivales.

Los niños triqui demostraron que no hacen falta unas buenas zapatillas para jugar a baloncesto, ya que muchos de ellos jugaban descalzos porque así caminan en su lugar de origen.

Los deportistas descalzos forman parte de un proyecto de educación y exaltación de valores a través del deporte en Oaxaca con unos 2,500 niños pobres en una comunidad en la que una gran cantidad de ellos abandonan la escuela antes de la adolescencia y las niñas contrae matrimonio antes de los 15 años.

Grata sorpresa

“Es una historia maravillosa”, dijo Greg Popovich, entrenador de San Antonio. “Apenas me estoy enterando de ella, son chicos que tienen buenos fundamentos y es sorprendente que sean todos de una misma región. Me sorprendió mucho que no hablan español”.

Al final, el marcador fue lo de menos, los niños se impusieron por 10-4, pero mostraron sus habilidades en la duela ante los actuales subcampeones de la NBA.

“Es lindo compartir tiempo con estos chicos, corrimos nos divertimos, los triquis tienen gran manejo de balón”, dijo Ginóbili. “Fue una buena experiencia, pude hablar con ellos, sé que les fue bien en Argentina y es un gusto haber convivido con ellos”.

Al final, los niños triquis, invitados de honor al partido de hoy entre San Antonio y Minnesota, posaron con el trofeo Larry O’Brien, el cual entrega la NBA al equipo campeón.- AP y EFE




Volver arriba