Ichiro, por un puesto con los Bombarderos

Ichiro, por un puesto con los Bombarderos

TAMPA, Florida (AP).- _ Ichiro Suzuki prestó mucha atención cuando los Yanquis de Nueva York sumaron a Jacoby Ellsbury y al puertorriqueño Carlos Beltrán a unos jardines que lo incluían a él, Brett Gardner y al dominicano Alfonso Soriano, un suplente que debería tener oportunidades como bateador designado.

¿Qué pensaba al respecto?

Suzuki respondió en japonés, y su intérprete empezó a traducir.

“Obviamente no me siento frustrado o enojado”, dijo el intérprete. “Mi reacción fue más bien del tipo…”

Entonces, Suzuki lo interrumpió.

“Oops”, dijo en inglés mientras sonreía.

“Esa es la respuesta”, agregó el intérprete.

El jardinero de 40 años llegó procedente de Japón después de jugar nueve temporadas con el Orix Blue Wave de la Liga del Pacífico, y ganó el título de bateo de la Liga Americana, el de Novato del Año y el de Jugador Más Valioso en 2001. En diez ocasiones fue escogido para el Juego de Estrellas de Grandes Ligas y se llevó un segundo título de bateo en 2004, cuando sus 262 imparables rompieron el récord para una temporada de George Sisler que se había mantenido vigente durante 84 años.

Disparó 200 hits o más durante 10 temporadas, un récord, pero cuando sus habilidades se deterioraban, los Marineros de Seattle lo vendieron a los Yanquis en julio de 2012. El pelotero japonés tiene la oportunidad de alcanzar los 3.000 imparables -comienza la campaña con 2,742- pero podría no disfrutar de muchos turnos al bate en Nueva York.

“Tengo metas y sueños acerca de ciertas cosas, pero cuando estás al final de tus treintas, simplemente tienes que tomarlo año por año”, dijo. “En este punto, en este momento, eso es algo sobre lo que no estoy pensando. Obviamente, si se acerca, si es algo que pudiera alcanzar y conseguir, probablemente empezaré a pensar al respecto”.

Su poder al bate revivió cuando se unió a los Yanquis: Suzuki bateó .322 y se ganó un contrato de dos años por 13 millones de dólares que le paga 6.5 millones esta temporada. Pero apenas conectó para .262 con un porcentaje de embasarse de .297 la campaña pasada, en línea con unos Yanquis que languidecieron la mayor parte del tiempo.

Después de la reorganización del equipo, podría ser mejor para él si lo canjean. Pero no quería pensar mucho esa posibilidad todavía.

“Obviamente con las incorporaciones, voy a tener que encontrar un lugar para mí”, dijo. “Mi trabajo hasta este punto era venir aquí sano, en buena forma, y eso es lo que hice. Y por eso estoy aquí, y vamos a ver qué ocurre”.




Volver arriba