Harán homenaje

Pondrán nombre del paralímpico Gustavo Sánchez a un club

Feliz por haber refrendado su supremacía en natación en el Mundial de Canadá, donde obtuvo cinco preseas, y por estar en Yucatán, la tierra de su madre, el medallista paralímpico Gustavo Sánchez Martínez recibió en Mérida una noticia que le agradó: la alberca del Grand Real Club llevará su nombre, en reconocimiento a su ejemplo y sus éxitos.

De visita en esta ciudad para pasar la Navidad en compañía de su familia, el joven atleta, ganador de cuatro medallas de oro en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, no sólo aceptó con agrado esa distinción sino anunció que ha decidido vivir en Mérida, precisamente en Residencial Real Montejo, que le rinde merecido homenaje.

Unas horas antes de la Nochebuena, Gustavo, de 19 años, constató el avance de la alberca semiolímpica, que se construye en el Club, acompañado de su padre y entrenador Gustavo Sánchez Suárez y del ingeniero Alfonso Pereira Palomo, propietario de Real Montejo, quien el año pasado le entregó un reconocimiento por sus logros en Londres, que le valieron ser considerado el integrante más destacado de la delegación mexicana. Su madre es María Elena Martínez, catedrática de la UNAM, yucateca de nacimiento.

En cuanto esté lista en un mes, la alberca, que se complementa con un canal de nado. tendrá la placa con el nombre del atleta, primo de Armín Villalobos Martínez, quien también estuvo en la comitiva.

“Nací en el D.F., pero mi madre es de aquí, así que soy yucahuach”, comenta sonriente Gustavo.

“De verdad me encanta venir a Mérida, la ciudad blanca, por su calidad de vida y porque aquí es un lugar seguro, tranquilo y hospitalario. Y lo digo no porque mi mamá sea de aquí, sino porque es la verdad, estar aquí ese estar en la gloria, aquí tengo muchos amigos y familiares que me llevan a todas partes” afirma el joven.

“Me gusta mucho la cochinita pibil, la sopa de lima, los papadzules, los salbutes, la torta de lechón… y el frijol con puerco, ¡qué rico!”, indica el atleta, quien, desde luego cuida su alimentación, pero se da el gusto cuando viene a Yucatán.

Gustavo dice que hará su casa cerca de la alberca del Club, en un lote de Real Montejo, contiguo al predio del ingeniero Pereira Palomo. “Pues dalo por un hecho, campeón”, comenta feliz su anfitrión, al escuchar la primicia.

Gustavo recorrió las instalaciones del Grand Real Club, que están prácticamente listas. Se trata del primer centro recreativo, deportivo y social que se construye en un fraccionamiento de vivienda media en Mérida y que estará abierto al público en Dzityá, zona en pleno desarrollo residencial.

Gustavo y su familia tenían contemplado pasar unos días en Yucatán por las vacaciones de fin de año antes de regresar a la capital del país a seguir entrenando para futuros eventos internacionales.

“Nací en el Distrito Federal, pero mi madre es de aquí, así que soy yucahuach”

Gustavo Sánchez Martínez

Medallista paralímpico




Volver arriba