Una final de suspenso

La tercera ronda quedó inconclusa en el Country Club

1 / 3


Ariel González y Leo Marrón, segundos en el Kanal Kab
A la derecha, José Navarro observa el vuelo de la pelota, después de su golpe. Junto a estas líneas, Luis Garza, quien busca salir de la trampa de arena


La tercera ronda del Campeonato Nacional de Aficionados de Golf, que se realiza en el campo “El Jaguar” del Yucatán Country Club, se tuvo que suspender por falta de luz natural, en una jornada en la que hubo intensa actividad eléctrica, que obligó a detener poco más de una hora de la jornada.

Al momento, el líder es el colombiano Nicolás Echevarría, con 13 golpes bajo par, y aún le faltan dos hoyos de la tercera ronda. Saca ocho de ventaja sobre Jorge García, de Venezuela, quien sí terminó su recorrido.

En total hay 15 jugadores que no terminaron su recorrido, por lo que los organizadores tomaron la decisión de que comiencen a jugar hoy a partir de las 7:30 horas, para así, de forma inmediata, hacer el corte de los mejores 60 jugadores de la competencia, los cuales jugarán la ronda final a las 9:30 horas en “El Jaguar”.

Entre los que no han terminado su recorrido se encuentra el mexicano Juan Carlos Serrano, quien aún pelea por los primeros sitios del importante torneo.

Sin dudas será una jornada intensa la que se vivirá en el Yucatán Country Club, sobre todo, porque a las 15 horas está programada la premiación de la competencia.

Los organizadores esperan que la lluvia los “perdone” y finalicen el exitoso torneo.

Torneo Kanal Kab

En el Club de Golf de Yucatán se vivieron momentos intensos con la realización del primer Torneo Kanal Kab.

El primer lugar lo ocuparon Ignacio “Nacho” Pérez y Alejandro Simón, quienes ganaron apenas por dos puntos a la pareja formada por Leo Marrón y la niña Ariel González Arceo, quienes demostraron buen entendimiento.

Luego del torneo se realizó una emotiva ceremonia de premiación, en la que tomaron parte los más de cien jugadores de diversos clubes, quienes además tuvieron un buen día de convivencia en el green de La Ceiba.




Volver arriba