Un gol a un minuto del final evita la derrota del Mérida

A simple vista un 2-2 en su debut en el Estadio Olímpico en el Torneo Clausura 2014 de la Liga de Ascenso MX no dice mucho para los Venados de Mérida, pero en el fútbol las formas también cuentan.

Anoche los Venados de Mérida rescataron el punto ante los Delfines de Ciudad del Carmen, y de paso volvieron a demostrar su espíritu de lucha, ese que desde el final del torneo anterior les ha permitido rescatar resultados que parecían perdidos.

El tanto con la cabeza de Fausto Ruiz, al minuto 89, quien había entrado de cambio a los 66′, resultó clave para que los ciervos sumen, en un encuentro en el que siempre propusieron, pero les faltó aprovechar las ocasiones de gol que se les presentaron.
Una realidad es que los Delfines fueron certeros, ya que de tres ocasiones de gol que tuvieron, dos las convirtieron, las cuales además les permitió ponerse adelante en el marcador, aunque no supieron manejar el ritmo del partido y eso les costó.

El encuentro entre Venados y Delfines

También resultó evidente que la zaga de los ciervos cometió errores, pues en el primer gol se quedó parada, en espera de que se marque un fuera de lugar, y Rodrigo Prieto no perdonó para anotar a los ocho minutos, y luego, en un contragolpe, Emilio López desbordó por la banda izquierda y centró al cierre de Jesús Gómez, quien sólo empujó el esférico para el, en ese momento, 2-1, a los 82′.

Afortunadamente el excelente ritmo que impusieron los ciervos en el medio campo, a través de Juan Carlos “More” Mosqueda, les permitió regresar en el marcador, primero por medio del yucateco Henry Martín, quien al minuto 26 sacó un derechazo, al borde del área, que dejó viendo visiones al experimentado portero Jorge Bernal.
Luego, al minuto 89, en un cobro de una falta desde el costado derecho, Ruiz, quien ingresó por Marcelo Casaubon, se levantó y con la cabeza venció a Bernal para conseguir el empate a dos.
El portero ciervo Carlos Trejo tuvo un mano a mano con el brasileño Luiz de Souza, y logró desviar el disparo, en excelente forma. Bernal igual le desvió un tiro a Casaubon.
Al final, el empate dejó un sabor amargo, pero la esperanza de que con trabajo, el Mérida mejorará.— Hérbert O. Martínez

Etiquetas: