Matías: Victoria y… ¿despedida?

Orlando Sánchez sería el nuevo piloto de Yucatán

Gil Velázquez se fue de 6-4 y remolcó un par de carreras en el dramático triunfo de los Leones para evitar la barrida en Saltillo, ayer

Por momentos se pensó en otra derrota, pero los Leones mostraron que darán pelea aún en los malos momentos y anoche Yucatán logró una emocionante, dramática victoria 11-10 sobre los Saraperos para evitar la barrida.

La victoria, según los rumores, fue la última que tuvo Matías Carrillo con los Leones. Fuertes rumores, llegados de varios lados, indicaban al cierre de esta edición que el boricua Orlando Sánchez tomaría el timón del equipo cuando abra serie hoy en Aguascalientes.

No fue fácil, sobre todo si se toma en cuenta las oportunidades desperdiciadas al ataque y lo inconsistente que es su bulpén. Tras una batalla de 11 actos, 4:38 horas, 21 carreras, 38 hits y 13 lanzadores, las fieras finalmente pudieron vencer a Saltillo.

Brian Barden tuvo buen debut con las fieras (tres producidas), Fernando Valenzuela y Roberto Saucedo dispararon cuadrangulares en el ataque de 21 hits de Yucatán. “El Torito”, Saucedo y René Reyes impulsaron a tres registros y Gil Velázquez se fue de 6-4, con dos remolcadas. Eso, sin duda, influyó para que no pesen los 15 dejados en base.

Sigue el altibajo

En la loma, Omar Espinoza lanzó con regularidad y pudo ganar, pero de pronto dejó el partido perdido. Y entonces, se temió lo peor porque el relevo de Yucatán volvió a tener una noche aciaga, sólo que la ofensiva la rescató.

Saltillo se adelantó 10-8 en la sexta, pero en la séptima la pizarra se empató con con el bambinazo de Saucedo. Y a vivir nuevo drama.

En la octava, “Choco” Navarro ponchó al “Peke” Valdez para el tercer out, dejando corredor en tercera. En la novena, sacó a José Castañeda para el último tercio, con un sarapero en segunda.

En la décima, Ricardo Gómez tuvo corredores en primera y segunda con un aut y, en titánico turno de 15 pitcheos, ponchó a Manny Rodríguez para mantener el empate. En la 11a. Velázquez remolcó la carrera que marcaría la diferencia, y el cierre lo despachó Esteban Hernández para el agónico triunfo, tal vez el último del “Coyote” con los melenudos.- Gaspar Silveira Malaver




Volver arriba