La liga MX, reprobada

 

MÉXICO, D.F  (SUN).- Renovaron su imagen hace casi dos años, le cambiaron el nombre y hasta prometieron independizarla de la Federación Mexicana de Futbol. Todo sigue prácticamente igual.

Ese maquillaje no borra las imperfecciones de una Liga enferma dentro y fuera de la cancha, según diagnostican varios especialistas consultados por EL UNIVERSAL.

Ha terminado la fase regular, caracterizada por el bajo nivel sobre el lienzo verde y los problemas en la estructura de un certamen que, según las expectativas de sus dirigentes, debe mostrar progresos a partir de 2015. El tiempo se agota.

Se marcaron 376 goles durante la primera etapa del Clausura 2014, la segunda producción más baja en la historia de los campeonatos cortos. Sólo supera a los 375 de los clausura 2012 y 2013. El promedio de anotaciones por encuentro en la Liga MX es de 2.46, menor al de Italia (2.67), Inglaterra (2.76), España (2.78), Alemania (3.15) y Holanda (3.21).

Y fuera del campo se multiplicaron actos violentos, racistas, homofóbicos, además de que los futbolistas de varios equipos debieron esperar meses para devengar su salario.

“Sí, sin duda, (le coloco) un tache (de calificación a la Liga) y a veces dicen que quienes somos duros en estas críticas somos negativos, pero hay muchos argumentos para opinar de esta manera”, asegura Eduardo Camarena, comentarista de TDN. “Yo le pongo, como dice mi amigo ‘Chabelo’, una espantosa X”.

El Cruz Azul y el Toluca fueron los únicos clubes que ganaron más de 50% de las unidades que disputaron. En anteriores certámenes, sumar 25 puntos no alcanzaba para clasificar a la Liguilla. Hoy, permitirán a los Pumas y Santos Laguna cerrar como locales en los cuartos de final.

“Sí le pongo tache… ¿Para qué le pongo cinco de calificación?”, afirma Francisco Villa, comentarista y analista de Televisa. “En la cancha, fue un torneo de bajo nivel. Sólo dos equipos tuvieron regularidad: Cruz Azul y Toluca. El resto fue un nivel parecido entre todos, a la baja”.

El Clausura 2014 estuvo, además, manchado por diversos sucesos extracancha, como los adeudos salariales a futbolistas del Puebla, Jaguares de Chiapas y Atlante.

Los del Querétaro también pasaron algunos meses sin cobrar, pero a causa de la intervención del club por parte de la Procuraduría General de la República (PGR) y el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), tras el descubrimiento del fraude de la empresa Oceanografía, propiedad de Amado Yáñez (también dueño de los Gallos Blancos), a Citigroup.

Actos violentos, racistas y homofóbicos inundaron las gradas, lo que no es sorprendente para algunos.

“Lo que se debe atender es la educación. Todo esto es una cuestión de educación, pura, simple y llana”, acusa Luis García, ex futbolista y hoy analista de TV Azteca. “Como el tema del compromiso cuando tienes que hacer un contrato y tienes que pagar a tus subordinados; como el tema de que existen otro tipo de razas que son iguales que tú, y por supuesto, en el tema en donde no debe imperar la violencia”.

“Está clarísimo que es un tema de país. El futbol, el deporte en general, es un reflejo de nuestra sociedad y penosamente en la nuestra estamos violentados en muchos aspectos. Entonces, automáticamente, el futbol se vuelve un reflejo”.

Sobresaltos que siempre han aparecido, lamenta Raúl Orvañanos.

“Nuestra Liga parece estar destinada a que no tengamos una temporada con tranquilidad fuera de la cancha”, sentencia el actual narrador de Fox Sports. “Ahora va a ser el problema de Gallos”.

“Es una realidad que (la Liga) pierde seriedad con situaciones como ésta. Vamos a ver qué pasa, a ver si no terminan jugando en Zacatecas o en otro lugar, porque el torneo pasado así fue”.

Hasta el sistema de competencia afecta, como lo describe Manuel Lapuente, para quien “dos liguillas (al año) son demasiado, y es lo que hace carecer de calidad, porque es todo rápido”.

“Se ha perdido calidad, sin duda alguna”, complementa. “Es muy difícil formar equipos en seis meses… Yo creo que sí ha bajado de calidad el futbol mexicano”.

Lo que no se puede cubrir, por más maquillaje que use la Liga MX.




Volver arriba