Doloroso revés ciervo

Doloroso revés ciervo

El "Bofo" entró y marcó diferencia para Coras Tepic

Adolfo "Bofo" Bautista fue el motor del triunfo cora ayer ante los Venados. Apenas entró de cambio marcó la diferencia en el Estadio Carlos Iturralde Rivero

Es verdad que ya no corre como antes, pero el fútbol que aún le queda al “Bofo” Bautista fue suficiente para que los Coras Tepic se mantengan invictos en el Apertura 2014 de la Liga de Ascenso, al venir de atrás y vencer 3-2 a los Venados de Mérida, ayer en el Estadio Olímpico “Carlos Iturralde Rivero”.

Adolfo entró a los 65 minutos. A sus 35 años, desde el inicio mostró que sabe entender los tiempos y su oficio le permite atraer marcas y dejar sólos a sus compañeros, que despertaron de un 2-1 para sacar una valiosa victoria, con la que los Coras llegaron a diez unidades, empatados con los Mineros de Zapatecas.

Fue decepcionante la forma en la que se cayó el equipo ciervo, en especial desde que César Morales pasó de héroe a villano. Fue pieza fundamental en la primera anotación astada (un autogol de Luis Solorio, a los 21 minutos), y luego le cometieron una falta dentro del área. Emocionado, tomó el balón para cobrarla y anotar el 3-1, pero falló su disparo al minuto 68, y a partir de ahí todo se vino abajo para los de casa.

El “Bofo”, quien minutos antes del 2-2 había puesto un centro, con etiqueta de gol, que sus compañeros no aprovecharon, tuvo la suerte de que a los 79 minutos le llegó un rebote en los linderos del área, y con su experiencia y toque, puso el esférico pegado al poste derecho del argentino Fabián Assmann, quien se estiró sin opción.

Todavía con el empate, se esperaba que los yucatecos fueran por su tercera ventaja en el marcador, pero a los 85 minutos el “Bofo” Bautista centró al área, donde encontró a Diego Hernández, quien con la cabeza puso el 3-2.

Buen primero tiempo

Aunque la dupla goleadora de Ulises Briceño y Freddy Martín pasó problemas para adaptarse, el equipo astado supo recuperar el esférico, y enviarlo de inmediato hacía las bandas para crear opciones de gol.

La jugada del 1-0 fue toda de Morales, ya que desbordó por el costado derecho y mandó un centro raso y potente que metió en su propia meta el cora Solorio.

El argentino Luis Acuña y Briceño tuvieron opciones de gol, con base a su esfuerzo individual, pero cuando menos posibilidades se les veía a los visitantes de empatar, de repente la defensa cierva se durmió y permitió un centro que le llegó a Jorge Mora, quien empujó la esférica para el 1-1, a los 39 minutos.

Llegó el descanso y los astados se pusieron 2-1 a los 55 minutos, con el gol de Aldo Polo, un disparo desde los linderos del área. Hasta ahí todo era color de rosa, pero llegó el penal fallado y el “Bofo” y todo se vino abajo.- Hérbert O. Martínez Fuente




Volver arriba