Crecen los problemas extra cancha dentro de la Liga MX

Querétaro, Puebla y Chiapas, en el ojo del huracán

Carlos Sánchez: el Puebla le debe tres meses de sueldo a su plantel

El impago de salarios en el Puebla y Chiapas más el decomiso del Querétaro por la autoridad judicial desnuda la fragilidad del fútbol mexicano, mientras la selección nacional es una de las más cotizadas y con mayores ingresos de América.

Estos tres equipos afrontan desde hace años un largo caudal de problemas por compras y ventas de franquicias con mudanzas de sede y ahora el impago de salarios.

El antecedente más fresco de esta problemática data de 2013, cuando la liga aprobó cambios de nombres, sedes y de dueños en el caso de Querétaro, Chiapas y Puebla.

El Querétaro, que descendió, resurgió con la llegada del empresario Amado Yáñez al comprar a los Jaguares para moverlos de sede.

Meses después, los Gallos están confiscados por una investigación a Yáñez por un supuesto fraude bancario de 360 millones dólares a través de su empresa Oceanografía.

Se lavan las manos

La Liga MX dijo que cuando fue aceptado en la familia futbolística Yáñez, quién está prófugo, tenía una buena reputación avalada por el sistema bancario.

En el caso de Chiapas, los jugadores han llegado a romper concentración para ir a sus casas y dirigirse desde ahí al estadio; en el Puebla, la plantilla optó por la denuncia pública para divulgar que no cobran sus salarios desde noviembre pasado.




Volver arriba