Barristas ignoran el veto de FMF

 

Héctor Alfonso Morales

MÉXICO, D.F. (SUN).— Llegaron temprano a CU. Los barristas del Guadalajara estaban felices y orgullosos de cantar en los camiones que los trasladaron al estadio Olímpico.

De paso, convirtieron el veto que les impuso la Federación Mexicana de Futbol, como castigo por generar hechos de violencia en el clásico tapatío, en letra muerta.

Se suponía que las barras del Guadalajara estaban impedidas de ingresar a todos los estadios del balompié nacional. Pero resultó que hasta hubo un operativo policiaco que escoltó a los “hinchas” al inmueble.

No eran tantos vehículos como en otras ocasiones. Apenas eran siete, pero llegaron entonando sus clásicos cánticos.

Una vez dentro del estadio se notaba su presencia que, en teoría, estaba impedida. Mas el cerco de los elementos de seguridad funcionó para que no realizaran desmanes.

La derrota de las Chivas dejó triste a la barra. Más nadie les quitó el gusto de dejar en claro que el veto federativo no es suficiente para impedir su presencia en los estadios mexicanos.



Volver arriba