Villas-Boas, el discípulo de Mourinho, sin fortuna en Inglaterra

LONDRES (EFE).- El portugués André Villas-Boas, antiguo asistente de José Mourinho, fue destituido hoy por segunda vez en el fútbol inglés después de que el Tottenham comunicara que prescinde de sus servicios un día después de la peor derrota en 16 años del conjunto inglés en White Hart Lane, ante el Liverpool (0-5).

El técnico luso, de 36 años, ya fue destituido del Chelsea en marzo de 2012, ocho meses después de ser contratado, cuando el equipo firmó su peor temporada desde que el ruso Roman Abramóvich compró el club inglés en 2003.

El portugués no ha finalizado ninguno de sus dos contratos en la Premier League al no cumplir con las expectativas de ambos clubes, a los que llegó con una meteórica y precoz carrera, respaldado por dos técnicos de renombre como son Mourinho, su maestro, y en inglés Bobby Robson, fallecido en 2009, su padrino y descubridor.

El Tottenham inició esta temporada con la vista puesta en los puestos de Liga de Campeones como principal objetivo y, aunque tras dieciséis encuentros tan solo les separan cinco puntos de la cuarta plaza, la directiva “spur” ha decidido cambiar a su técnico para tratar de enderezar el rumbo errático del equipo.

Poco antes de la goleada que recibieron este fin de semana ante el Liverpool, Villas-Boas había visto ya peligrar su puesto tras caer por 6-0 ante el Manchester City el pasado 24 de noviembre.

El ya exentrenador del Tottenham, perfeccionista y organizado, inició su carrera en los banquillos cuando aún era un adolescente de 16 años gracias a Robson, que le contrató como ayudante después de recibir una carta que le impresionó con sus consejos sobre cómo aprovechar mejor al delantero Domingos Paciencia.

Esta oportunidad le impulsó a iniciar cursos para ser entrenador y seis años más tarde, con solo 22 años, consiguió ser director técnico y responsable de la selección de las Islas Vírgenes británicas, donde fue destituido por primera vez, tras una derrota por 0-9 frente a Bermudas.

El portugués restó importancia a su marcha por su juventud e inexperiencia y llegó al Oporto para entrenar a las categorías inferiores hasta que fue reclamado por Mourinho, que aterrizó en el club luso en 2002 y le convirtió en el más joven de sus informadores.

Durante cinco temporadas (2003-2008) fue los ojos y los oídos del técnico luso, primero en el vestuario del Oporto, después en el del Chelsea y más tarde adquirió la categoría de adjunto del primer entrenador en el Inter de Milán.

Fue entonces cuando, con 32 años, quiso iniciar su carrera individual, y se hizo cargo del conjunto luso Académica de Coimbra.

El técnico salvó al equipo del descenso a segunda y el curso siguiente, en 2010, se convirtió en técnico del Oporto, con el que se convirtió en el entrenador más joven en ganar una competición europea, con 33 años (la Liga Europa, en 2011).

Villas-Boas destacó en el Oporto por su dedicación absoluta, persuasión psicológica y la forma en que conectaba con los jugadores, un trabajo que convirtió al conjunto blanquiazul en un equipo temible, imbatido durante los 30 partidos de la liga portuguesa.

Su ascenso se volvió imparable con su regreso a la Premier siete años después, a cargo de uno de los grandes, el Chelsea, cuando se convirtió en el entrenador más caro de la historia del fútbol con su fichaje por 15,8 millones de euros para tres años de los que no completó ni una temporada.

Siguió así los pasos de Mourinho, “una de las personas más importantes” en su vida profesional, según reconoció el propio Villas-Boas.

El discípulo de Mourinho llegó al Tottenham en julio de 2012 para tres temporadas y dejó hoy a los “spurs”, en la mitad de la segunda campaña, séptimos en la liga inglesa con 27 puntos.- Rocío Linares




Volver arriba