Un error y un cabezazo eliminan al Monterrey del Mundial de Clubes

Redacción deportes (EFE).— Un error del portero Jonathan Orozco en la primera parte, aprovechado por Chtibi, y un cabezazo en la prórroga de Kouko Guehi eliminaron hoy del Mundial de Clubes al Monterrey, doblegado por el Raja Casablanca (2-1), en un partido que el equipo mexicano nunca mereció perder por dominio y oportunidades.

Tampoco por fútbol y por ambición, porque siempre propuso y atacó más que su adversario, desde el primer minuto demostró vocación ofensiva y durante todo el duelo ofreció mucho más que el Raja, sostenido en el choque con un gol en una acción aislada, en el minuto 24, y con las buenas paradas de su guardameta- Khalid Askri.

Él fue el indudable protagonista de su equipo, un obstáculo que, por momentos, pareció insuperable para el conjunto mexicano después del 1-0, fruto de un fallo del portero Jonathan Orozco. No atrapó un centro desde la banda derecha de El Hachimi. Su rechace lo aprovechó Chemseddine Chtibi, que empujó la pelota para adelantar al Raja.

El primer gol interrumpió la superioridad del Monterrey, que reaccionó en cuanto asumió rápidamente el tanto en contra. Le dio más profundidad a su fútbol frente a un contrincante replegado y lo transformó en unos cuantos intentos sobre la portería rival que destaparon los reflejos y la agilidad de Khalid Askri.

Neri Cardozo ‘chocó’ con el arquero hasta en tres ocasiones. Primero en una opción inmejorable dentro del área, algo esquinada, pero con suficiente espacio para preparar su disparo. Su inocente tiro encontró respuesta en el guardameta, que se estiró para evitar el 1-1, como hizo más tarde en un par de ocasiones más del jugador.

El empate fue cuestión de tiempo, el que transcurrió hasta que el Monterrey puso en marcha su estrategia a balón parado con Humberto Suazo como preciso asistente. Su magnífico envío al área puso el 1-1 en la cabeza de José María Basanta, que se elevó más que su marcador y que conectó el testarazo para igualar el partido en el minuto 53.

Ya con 1-1, Cardozo perdonó de nuevo. En un uno contra uno, un duelo con ventaja para el futbolista frente al guardameta, volvió a cruzarse el portero rival con una fenomenal intervención; un alivio para el Raja, que aguantó el empate para provocar la prórroga y 30 minutos más para retomar el pulso por el acceso a las semifinales.

Lo perdió Monterrey, lo ganó el Raja Casablanca, de nuevo con efectividad, la misma que mostró en los primeros 90 minutos, la que realzó en un córner cabeceado por Guehi, el que significó el 2-1 (m. 95), y la que le impulsó hasta las semifinales del Mundial de Clubes, donde jugará en cuatro días frente al Atlético Mineiro brasileño.




Volver arriba